domingo, 23 de septiembre de 2018
Especiales/ Creado el: 2018-06-11 11:15 - Última actualización: 2018-08-18 11:04

Sara, la niña que bambuquea contra el cáncer

A sus cuatro años de edad, la pequeña enfrentó una dura enfermedad por medio de la picardía y coqueteo del Sanjuanero Huilense. Hoy 18 de agosto, su sonrisa y fortaleza se agotaron y ya hace parte de los querubines de Dios.

Crédito de fotos: David Sánchez- Eventy Shock

Escrito por: Caterine Manchola | junio 11 de 2018

El baile del Sanjuanero Huilense está conformado por ocho figuras que representan el coqueteo y enamoramiento de los opitas, pero esas acciones no siempre son el reflejo de una relación de pareja; en otros casos como el de Sara Valeria Cárdenas Rojas es un sueño de vida, ritmo al son de rajaleñas, alegría de portar un traje, y esperanza por medio de una danza de punta y talón.

 
Rosar mi cabello y acariciar mi cabeza con sus pequeñas manos fue su primera reacción al verme. Con cuatro años de edad, esta aguerrida luchadora de tez clara y ojos cafés que padece de cáncer le dijo adiós a su cabello y vida normal de un infante promedio, pero también aceptó la invitación del destino; se dejó tomar por la cintura y avanzar hacia adelante dando giros con paso firme y sonriendo al son del bambuco.

La leucemia mieloide aguda que la aflige, cuenta su madre Angie Marcela Rojas residente del asentamiento La Provincia en el barrio Versalles de la Comuna Ocho de Neiva, comenzó a manifestarse por medio de un leve sarpullido en las fosas nasales e hinchazón de los ojos que opacó por un tiempo su brillo característico. Y desde allí ha sido un ir y venir de camilla en camilla, hospitales y casa haciendo ochos con sus pies, porque una vez en el centro del escenario de esta patología, no hay regreso. “Ella tiene cáncer desde la cabeza hasta la punta de los pies”.

 
“Ver que le están poniendo agujas en sus pequeños brazos y escuchar su ‘mamá, ayúdame entre lágrimas y susto’ es algo horrible. Se le floró la boca, hinchó y sus defensas estuvieron por  el suelo”.

Intentos fallidos

Lamentablemente el cáncer es una enfermedad silenciosa y para detectarla se requiere de, en este caso, mucho papeleo, permisos, citas y tiempo; y si bien es sabido hay que actuar a contra reloj, entre chequeo y chequeo y tiempo es precisamente lo que no hay ante un enemigo que no se arrodilla ni cede, y si en ocasiones puede hacer llegar a pensar que sí da una tregua cual parejo del sanjuanero se acerca a besar su compañera,  finalmente resulta igual que en el baile: solo una simulación.

Lamentablemente las sesiones de quimioterapia de Sara, no dieron el resultado esperado.

Los médicos dijeron algo como “paciente con diagnóstico de leucemia mieloide aguda M2 diagnosticada el 28 de febrero de 2018, tratada con el protocolo nacional de leucemia mieloide aguda con falla de remisión luego de tres ciclos, con lo cual se considera enfermedad refractaria, muy poco probable que los padres sean compatibles”, reza fríamente el dictamen final.

“Los doctores le dicen a uno ‘tenga fuerza, mamá, no hay de otra. Prepárese para ver a su hija mal’. Yo supongo que para ellos es normal”, afirmó su progenitora.

Los cuidados para Sara debido a su patología deben ser extremos y de tiempo completo, aspectos dispendiosos puesto que vive en una zona vulnerable y de altas problemáticas sociales  donde el olor y humo de  mariguana permea calles, casas y habitaciones; por lo que su única opción es confiar en la unión que tiene con su madre, la protección que le brinda un tapabocas y  bambuquear simultáneamente y de la mano, pues su padre “no se preocupa mucho por ella, él solo viene a veces”.

“Debo sufrir sola”

“Yo recuerdo mucho cuando mi mamá me decía que habían enfermedades muy duras con las que ojalá no me topara en mi vida. Y ella me hablaba del cáncer y las consecuencias que esta trae para la persona y familia. Ahora lo siento en mi carne y ser. Cuando a Sara se le comenzó a caer el cabello, le mentí diciéndole que eso era porque iba a cambiar de pelo, le puse el ejemplo de los animalitos. Entonces ella esperanzadoramente me pidió que se lo cortara todo de una vez para acelerar el proceso”.  

“Yo tendré un cabello largo como Rapuncel, verdad mami? me preguntaba. Y me duele mentirle, yo no puedo con eso. Ella cuando se mira el espejo dice “mira mami, qué bonita me veo”, y eso me parte en dos pero tampoco puedo llorar frente a ella y que me vea mal”, expresó Marcela Rojas, agregando que ahora se encuentran a la espera de un trasplante que puede llegar “de cualquier parte del mundo, cualquier día, puede pasar mucho tiempo o poco, pero estaré con ella”. 
Hoy Sara estará arrastrando el ala en la interpretación del Sanjuanero en Neiva.

Un sueño por cumplir

Y será en estas fiestas cuando Sarita, cumpla uno de sus sueños al recibir un reconocimiento especial por parte de los neivanos; ella vestida de traje ese día se robará las miradas y los aplausos de quien ven en ella a una luchadora; a una niña que a pesar de su corta edad y con el drama que vive sin conocerlo aún de lleno, lleva en su sangre y en su sentir el amor por el Sanjuanero Huilense. Ella, como todos los niños del Huila, es una digna Heredera de la Tradición.



Cifras

Según explica Andrea Tatiana García Ramos, profesional de apoyo de la secretaría de salud de Neiva,  “las leucemias son las más prevalentes en personas menores de 18 años. La Linfoblástica Aguda – LLA,  linfoma no Hodgkin, leucemia mieloide aguda, neuroendocrinos y  linfomas fueron los tipos más comunes que se diagnosticaron durante el 2017 en Neiva”.

“Estos son un tipo de cáncer  hematológico, es decir da en las células de la sangre. En los niños, dichos padecimientos no se deben, como sí pasa en los adultos, a los hábitos de vida. Por ejemplo, un ciudadano mayor, tiene riesgo de padecer cáncer de pulmón si ha fumado durante algunos años, en cambio el niño no debe estar expuesto a factores de riesgo para que se desarrolle la enfermedad, porque este se desencadena por causas genéticas o congénitas, es decir, hereditarias o adquiridas en el embrión del vientre materno”, explicó García Ramos.

De acuerdo al Instituto Nacional de Salud, los tipos de cáncer infantiles más frecuentes en Colombia son la leucemia linfoide aguda con un 46,67%; linfomas 9,71%; tumores de sistema nervioso central en un 9,61%; leucemia mieloide aguda 9,29% y tumores del sistema óseo 4,44%, entre otros. Además el cáncer en la infancia es la segunda causa de muerte en niños entre los 5 a 15 años, en el país.

Según informe de la Organización Mundial de la Salud – OMS, el cáncer fue catalogado como la segunda causa principal de defunción en el mundo a nivel general (niños, jóvenes y adultos) durante el 2017.

Caso Huila

Según el último boletín epidemiológico en lo corrido del presente año se han notificado 26 casos confirmados de cáncer (tiende al aumento aunque es significativamente menor que el año anterior) en menores de 18 años, de los cuales la mayoría (15) son leucemias entre linfoide y mieloide aguda.

Tipos de cáncer infantil confirmados, Huila periodo 4
de 2018.


Tasas de cáncer infantil por 1000 menores de 18
años, Huila periodo epidemiológico 4 de 2018.

Comentarios