Aunque aún no se conocen los primeros términos y condiciones de trabajadores y empresarios, el Gobierno apenas está sopesando cuál será la estrategia que llevará a la mesa de concertación para las negociaciones del salario mínimo que regirá a partir del primero de enero de 2022.

Según una encuesta realizada por el Banco de la República, hizo pensar a muchos cuál sería el punto de partida.

Según la reciente encuesta realizada por el Banco de la República entre los empresarios, el promedio de incremento salarial para el 2022 sería de 4,5%.

Se trata de la Encuesta Trimestral de Expectativas y se hace a los siguientes sectores: industrial, almacenes, transporte, comunicaciones, financiero, académico, consultores y sindicatos.

En la consulta, que se realizó para el tercer trimestre del 2021, los empresarios señalan sus percepciones sobre el incremento salarial en sus compañías, pero nada tiene que ver con el salario mínimo.

De acuerdo con analistas, el incremento para el 2022 va a estar complicado ya que se prevé que la inflación va a llegar a casi el 5% en diciembre y se tiene previsto que para el próximo año esté en el rango entre el 2% y el 4%.

Prevenciones

Carlos Arango, presidente de Constructora Bolívar, dijo que estos incrementos deben tratarse con mucho cuidado, aunque no sea una alerta constante. Esto último por cuenta de que “el país, históricamente, ha podido mantener un control sobre el aumento del costo de vida”, dijo Arango.

Andrés Langebaek, director de estudios económicos de Grupo Bolívar, en cambio hace un llamado para tener en cuenta que la inflación del próximo año va a volver al rango meta (entre el 2% y 4%).

“El punto positivo es que la productividad laboral viene creciendo y eso ayuda mucho a los empresarios. El crecimiento en la producción es bastante mayor que el crecimiento en el empleo y eso contribuye a compensar los aumentos en los costos laborales”, concluyó Langebaek.

Sin acuerdos

De otra parte, cada año los integrantes de la mesa de negociación integrada por ministros de Hacienda, Trabajo, Agricultura y Comercio, representantes de los sindicatos más significativos del país, trabajadores designados, entre otros, se sientan a debatir sobre el posible aumento del salario, un polémico tema que, en los últimos tiempos, no ha permitido llegar a acuerdos, pues el Gobierno, desde 2014 (con excepción de 2017 y 2018), ha establecido el incremento por decreto.

Las tres variables: crecimiento económico, inflación y productividad, componen la fórmula para definir el alza del salario mínimo. Esto teniendo en cuenta también los datos puntuales del PIB de cara al 2022.