En el Congreso está siendo tramitado un proyecto de ley encaminado a devolverle a la ciudadanía la posibilidad de portar armas de fuego con los permisos correspondientes.

En este momento eso no es posible, porque el presidente Iván Duque prorrogó el pasado 31 de diciembre un decreto que prohíbe el porte en todo el territorio nacional y solo lo autoriza en caso especiales.

Con la iniciativa que se discute en la Cámara de Representantes y que ya pasó en primer debate, se busca quitarle la facultad al mandatario para prohibir los portes de forma generalizada. 

El objetivo es que el Gobierno siga manteniendo el monopolio de las armas, pero que solo pueda restringirlas en casos específicos o excepcionales. Ante esto, la oposición anunció que buscará hundir esta propuesta en caso de que siga avanzando.

El senador Antonio Sanguino, integrante de la Comisión Segunda, indicó que “nosotros nos opondremos a aquellas iniciativas legislativas que buscan obstruir decisiones del Gobierno Nacional o de los gobiernos territoriales en la perspectiva de prohibir el uso de las armas”.

Dijo que el Estado colombiano debe promover proyectos encaminados a proteger la vida de todos los ciudadanos.

Colombia debe avanzar hacia una sociedad pacífica que impulse y que privilegie la solución pacífica y civilizada de los conflictos y que permita que la política de seguridad que impere en el país, sea aquella que se fundamente en el monopolio exclusivo de las armas en el Estado, evitando que las armas estén diseminadas en manos de los ciudadanos”, manifestó.

Reiteró además que “toda iniciativa dirigida a desarmar a los ciudadanos y consolidar el monopolio de las armas en manos del Estado, cuenta con el apoyo de la Alianza Verde”.

La prohibición del porte de armas que fue prorrogada por el presidente Iván Duque el pasado 31 de enero, tiene molestos a varios integrantes del uribismo quienes consideran que el Gobierno que eligieron en las urnas está incumpliendo sus promesas.