DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por Rolando Monje

Por cada hombre que perdió el empleo, 1,7 mujeres lo perdieron; por cada hombre que entró al desempleo, 1,5 mujeres lo hicieron; y las mujeres aumentaron más su inactividad que los hombres con una relación de 2 a 1, según las estadísticas presentadas por el Dane.

La tasa de desempleo para las mujeres para el último trimestre del año pasado fue de 20,8% y para los hombres de 12,1%. Por su parte, el 44,6% del total de desocupadas corresponde a las mujeres jóvenes de 14 a 28 años de edad, mientras que, los hombres jóvenes representan el 40,3% de los desocupados.

Se debe tener en cuenta que el desempleo ha sido la variable más afectada para el género femenino, , a raíz de la pandemia. Las estadísticas lo dicen: 5.2 millones de mujeres se vieron perjudicadas laboralmente, cifra equivalente al 56% frente a un 45% de hombres.

Tasa de desempleo, 23 ciudades y áreas metropolitanas, según sexo.

La reactivación de los últimos meses ha mostrado mayor dinamismo en los trabajos considerados masculinos frente a los trabajos mayormente desempeñados por mujeres. Según el Dane, el 25,5% de ellas han perdido su trabajo, frente al 17% de los hombres”.

Durante el trimestre septiembre-noviembre de 2020, la tasa global de participación (TGP) de la población joven en el total nacional fue 56,2%, cuando en el mismo periodo del año anterior esta tasa fue 57,1%, teniendo en cuenta el último reporte de Dane.

Esta tasa se ubicó se ubicó para las mujeres en 48,4% y para los hombres fue 63,9%. La tasa de ocupación (TO) para el total de personas entre 14 y 28 años fue 43,6%, presentando una disminución de 4,0 puntos comparado con el trimestre móvil septiembre-noviembre 2019 (47,6%). Para el caso de los hombres esta tasa se ubicó en 53,9% y para las mujeres la TO fue 33,3%.

Teniendo en cuenta el mismo reporte, la tasa de desempleo (TD) de la población joven se ubicó en 22,4%, registrando un aumento de 5,7 puntos frente al mismo trimestre del 2019 (16,7%). Para las mujeres jóvenes esta tasa se ubicó en 31,2% aumentando 9,8 puntos frente al mismo periodo del 2019 (21,4%). La TD de los hombres fue 15,7%, aumentando 2,7 puntos respecto al mismo periodo del año anterior (13,0%).

Respecto a las tasas de ocupación y desempleo de hombres y mujeres jóvenes, señala el Dane, se destaca que en el trimestre septiembre-noviembre 2020, la tasa de ocupación (TO) de los hombres (53,9%) fue mayor que la TO de las mujeres (33,3%) en 20,6 puntos porcentuales. Esta diferencia aumentó 3,7 puntos porcentuales, comparado con el mismo trimestre de 2019. Entre tanto, la tasa de desempleo (TD) de los hombres (15,7%) fue menor que la TD de las mujeres (31,2%) en 15,4 puntos porcentuales. Esta diferencia aumentó 7,0 puntos porcentuales frente al trimestre móvil septiembre – noviembre 2019.

Población ocupada según sexo y rangos de edad.

Mayor trabajo doméstico

Sumado a la dificultad que tienen las mujeres en conseguir empleo por cuenta de sus múltiples tareas, que incluyen cuidar de otras personas y/o labores domésticas, las trabajadoras formales han perdido también sus puestos de trabajo por cuenta de la pandemia, pues la fuerza laboral de sectores de servicio y comercio están especialmente compuestos por ellas.

En Colombia, las mujeres perdieron más empleos en algunos de los sectores económicos más golpeados. Un ejemplo de esto es el sector de textiles, ropa y cuero, cuyo empleo se contrajo 28% entre junio de 2019 y junio de 2020: aquí se perdieron 220 mil empleos, de los cuales 173 mil eran de mujeres (80%).

El 42% de los hombres que perdieron el empleo en julio de este año trabajaban en empresas de diez personas o menos. Para las mujeres esta cifra es de 71%. La pérdida de empleos femeninos se concentró en empresas pequeñas, sobre todo informales como peluquerías y lavanderías.

Por otro lado, muchas mujeres se vieron enfrentadas a una mayor carga de trabajo doméstico no remunerado, debido a las medidas de aislamiento preventivo que cerraron los colegios y suspendieron los servicios domésticos remunerados.

El resultado ha sido que las mujeres hayan tenido que asumir toda la carga del trabajo de cuidado y doméstico que antes contrataban. Esto lo muestra la fuerte contracción del 46% en el empleo de servicio doméstico en julio de 2020 en comparación con 2019.

Población desocupada según dominio geográfico y sexo. Neiva se incluye dentro del grupo 10 ciudades.

El aumento del trabajo doméstico no remunerado les ha impuesto a las mujeres más limitaciones para buscar empleo y, por tanto, las ha forzado a estar inactivas. En julio se registró un aumento de 1.9 millones de mujeres inactivas, de las cuales el 94% se dedicaron a oficios del hogar.

La pandemia solo ha visibilizado una problemática que ya viene desde hace muchos años y de la que hay que tomar cartas en el asunto.