martes, 11 de diciembre de 2018
Panorama/ Creado el: 2018-08-05 08:19 - Última actualización: 2018-08-05 08:22

Si crees en DIOS, todo lo puedes!.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | agosto 05 de 2018

Hace 10 años llegue al Huila como asesor en temas de turismo, me preguntaban qué pensaba del proyecto “PARQUE ISLAS DE AVENTURA”, y contundentemente dije que no era viable para la ciudad de Neiva, que, no vendía experiencia y se convertiría en un elefante blanco por su costosa ejecución y tan largo el retorno de inversión.

Ese mismo día me invitaron al Desierto de la Tatacoa y escuché a una elocuente alcaldesa hablar de las maravillas de ese lugar, me recordaba a una profesora quien años atrás lo mostró como ejemplo de arquitectura Bioclimática en la Universidad que estudiaba; la alcaldesa contundentemente dijo:
“no sé por qué no se dan cuenta de lo que está pasando acá? Llegan 110.000 personas por año y no hay inversión, vengan, créanle a este lugar!”.

Yo iba acompañado del que era el presidente de la IAAPA en ese entonces RENE AZIZ CHECA, para los que no saben, era el presidente de todos los parques temáticos del mundo, es decir la voz más fuerte sobre diversión y entretenimiento que existía en ese entonces. El mismo que asesoró MUNDO AVENTURA para Bogota, y Sí ! lo pudimos llevar al Huila para asesorar el desarrollo de un proyecto de alto impacto en turismo.

Después de un recorrido en el desierto y de ver la pobreza de sus pobladores, Rene nos dice dice una frase que hoy retumba en mi mente siempre, con ese acento Mexicano fuerte y diáfano “Por que buscan la riqueza en la tierra si tienen el tesoro en el cielo?”. Eso me marcó y decidí creerle a este territorio.

Por encima de todos los NO se puede, de todos los “mijo está seguro?” Emprendo este viaje lleno de ilusiones y sorpresas.

¿Qué es lo primero? Averiguar qué territorio quiero, pero con nuestra mente aveces limitada, más por tradiciones que por otro motivo me lleva a mirar primero mi bolsillo y que gran roto tenía, estaba pasando por uno de los peores momentos de mi vida, con (10) pesos que me quedaban (un símbolo para no entrar en detalles) y con el corazón arrugado avanzo sin parar. Muchos me decían tantas historias que aún hoy día se escuchan, (que allá solo se dan piedras y chivos, que la tierra no es de nadie, que es del gobierno etc); buscaba sin parar en un espacio lleno de huecos, con piedras, inclinado sin árboles, es decir la antítesis de lo que debe ser un lote para un proyecto.

Y fue DIOS quien me guió, quien me lo regaló, un testimonio que rápidamente les quiero contar...

Luego de hacer un estudio de Mercado decido invertir lo que tenía, es decir; me alcanzaba para comprar unas 10 hectáreas en las cuales podría construir 5 habitaciones. Un día cualquiera y con esta expectativa aparece alguien que me indica que existe la posibilidad de un terreno, les cuento fue un impulso que se le dio a este gran sueño, viajo y me interno en este mar de piedras y chivos, él, mi acompañante Jose, me dice que para qué Tan lejos, que me tenia una tierra planita y cultivable, pero yo terco casi ni lo escuchaba, mi corazón latía a mil y sentía que podía encontrar de nuevo mi camino.

Veo una casita de barro a lo lejos, blanca y ahumada por el hollín de su cocina de leña, una anciana de aproximadamente 85 años sale, me saluda,
- mijito gusto de conocerlo,
con unos ojos azules claros Tan limpios como el paisaje gris que la rodeaba.
-Cuénteme.. ¿quiere agua?
Y claro yo la necesitaba, venía de un viaje largo y de una le dije que si... tocó caminar casi 500 metros hacia un manantial, si! Uno en la mitad del desierto de la Tatacoa, algo sacado del Realismo Mágico Colombiano; aunque después de 45 minutos de caminata hacia esa sorpresa, me aturdía el tener que regresar, con ese afán citadino el cual en muchas ocaciones “los árboles no dejan ver el bosque”.

-Cuénteme doña Isabel, usted vende?, le pregunto.
-No mijito sólo quería conocerlo,

guau qué sorpresa, sin palabras, solo reclamos a la persona que me llevo.

Mi lucha empezaba y solo era darme cuenta que debía pedírselo a DIOS, recibo una palabra de Él (Isaias 60) el que le interese más, la puede leer y verá lo explícita que es con BETHEL; y entendí que podía ser mío, un viaje más, otro, fueron en total 5 viajes al mismo territorio, no quería otro, ese era.

Un lunes ya hace 10 años me dicen que Doña Isabel está decidida a vender, pasaron casi 6 meses, en los que me dediqué a pedírselo a DIOS, en oración y mucho cambio personal.



En este proceso lo primero que hago obviamente es verificar si el terreno es apto para el desarrollo de un proyecto turístico y me remito a la alcaldía, en la oficina de Planeación me dicen, es un terreno en una zona rural, usted puede construir lo que quiera, solo debe tener la licencia ambiental de la CAM, de hecho es lo único que necesita; y claro, visito la CAM ( hace 10 años) y solicito según coordenadas del terreno, el concepto de usos del suelo ( documentos que se encuentran en la CAM) y me responden que se puede desarrollar el proyecto, solo con una corrección en la ubicación de unas habitaciones que hoy no existen. Además contundentemente me dicen que no requiero el trámite de licencia ambiental, solo acomodarme según el estudio de impacto ambiental que entregue por mi parte.

Con esta información y documentos en mano, viajo con la expectativa de lo que va a ser! Con el alma llena de Fé que si se podía y con el hecho que no me había gastado los pesos para hacerlo; ...
-mijito cómo está? ¿Quiere agua?
- Jeje no tranquila le respondo yo, tengo que regresar rápido,
ella sonrío y me dijo
-bueno, le vendo pero con dos condiciones ahí entendí que era para mi.
-Cuáles son esas condiciones... le pregunto.
- mijito me saca en un cajón de acá, no quiero salir de mi casa. (Confieso que la mire y calladamente dije, le verdad tiene 85 años;bueno espero, pero inmediatamente le vi la posibilidad que los huéspedes disfrutaran de sus historias en una maloca central y pues dije)

- listo no hay problema.
- y la otra Doña Anita?
- mijito que no puedo venderle un pedazo, si no todo el territorio...,

Sorprendido, sobre todo por que todo mi estudio de Mercado y mi proyección daba para 10 hectáreas, pregunto con voz titubeante
- cuánto es todo?
Y me responde
- Mal contadas 320 hectáreas.

Plop! Mi mente limitada, cerrada y cuadriculada, no me dejo pensar; solo sentí un baldado de agua encima, con tanto caudal, que creo brotó un nuevo pozo en el Desierto; ... si, solo puedo comprar 10 hectáreas como voy a hacer para comprar 320?.

Inmediatamente como si se hubiese apagado la luz, salí del lugar con una disculpa que ni yo la creía; y empieza un monólogo de reclamos a DIOS. Amigos les aseguro hay momentos en que uno no sabe que hacer y solo reclama, se da golpes de pecho, pero se olvida que, ÉL todo lo puede!. 40 minutos después y llenos del por que me hizo eso, por que me ilusionó etc, necesito dejar de hablar, y en ese momento, en una recta de la carretera de regreso a Neiva en Hato Nuevo, escucho una voz, esa hermosa voz que sabes cuando es El;

“- y tú preguntaste cuánto costaban las 320 hectáreas?..”

- tu, ... tu, ... respondo yo; me dices que valen lo de las 10 hectáreas? Le pregunto, sin obtener respuesta, además de ponerlo a prueba, ... si cojo un hueco es que si?, y nada que caían en uno (algo raro en ese entonces), bueno si pasa un pájaro es que si?, pruebas sin Fé; Pero decido creerle y regreso.

-mijito que le pasó? Me dice ella extrañada.
- Doña Isabel se me olvidó, cuanto vale todo? Le pregunto.
Y ella me responde en lo que hoy considero un milagro; la suma representaba lo de las 10 hectáreas.

Desde ese día el territorio se llama BETHEL que significa casa de DIOS, el mismo nombre que le puso Jacob cuando oró con Dios en la mitad del desierto cuando moría y Dios lo bendijo y le cambió el nombre de Jacob a Israel.

BETHEL es el mismo nombre que se ha utilizado desde entonces junto con mi nombre personal Frank Corredor (hace 10 años) para todos los procesos de licencias, concesiones de agua y compra de maderas que se han traído desde la costa atlántica, específicamente de Tasajera (todos los documentos están radicados en la CAM desde hace 10 años aproximadamente algunos de ellos).

Pero esta historia no es solo rosa, me ha tocado luchar con todo, con muchos errores también de parte mía, momentos en los cuales quería dejar todo, sin inversionistas, sin apoyo para el desarrollo de la construcción, en muchos casos con el adjetivo de loco!.

Hoy después de 10 años pudimos acceder a una aprobación de un crédito con Bancolombia, Pero sobre todo, tenemos aliados de gran apoyo, que sin ellos sería muy difícil continuar.



Podemos decir que BETHEL a ayudado junto con otras estrategias de promoción del Desierto de la Tatacoa a poder tener 273.000 visitantes en el 2017, es decir 160.000 personas más que en el 2008, ha ayudado a posicionar el Departamento del Huila en un segmento de hotelería de alto consumo, algo que nunca había pasado en el Departamento.

BETHEL es modelo de estudio para universidades en turismo, como lo hemos sabido, es modelo de Bioarquitectura como lo tienen catalogado en FONTUR, es modelo de transformación de región.

BETHEL ha generado a Avianca, un total de aproximadamente 18.000 tiquetes aéreos, que mal contados a 500.000 por persona suman una cifra que no se veía en la historia de la aerolínea en este destino.

BETHEL, ha tenido la visita de 39.750 huéspedes, los cuales según nuestras encuestas, el 94,3 % nunca habían tenido en su mente visitar el Huila.

BETHEL ha hecho que, empresarios, políticos, líderes de opinión, periodistas y personas del común, incluso al mismo Presidente electo, vean al desierto de la Tatacoa como una opción más para ser tenida en cuenta; pero sobre todo ha generado esperanza y felicidad a los más de 64 empleados que actualmente trabajan directamente en BETHEL, un 85% nativos de una región reconocida por ser la más pobre del Departamento de Huila, cada uno con una historia de vida que vale la pena que la conozcan.

Ojalá puedan vivir la experiencia BETHEL, es es algo indescriptible, una sensación de esas que te llevan a pensar que no estas en el país, pero con una enseñanza muy grande; existen varios lugares así por conocer en esta hermosa Colombia, una que aveces nos cuesta valorar.

gracias y ... cuando puedas,

Comprueba por qué decimos que la categoría del hotel nos la da el firmamento; por eso decimos que tenemos más de 5 millones de estrellas.

Toda la gloria es para DIOS.

Frank Corredor.

Comentarios