La Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodres), expresó su preocupación por la aprobación en comisiones terceras del Congreso de artículos de la reforma tributaria o ley de inversión social que proponen el regreso pleno a los impuestos al consumo (8 por ciento) y al IVA (19 por ciento) de establecimientos gastronómicos.

Según Guillermo Henrique Gómez, presidente de Acodres, el sector hoy genera el 8 por ciento del empleo formal del país. El porcentaje le permitió al Gobierno y al Congreso otorgar alivios para resistir la crisis que destruyó el 53 por ciento del sector.

“Si esos alivios no se dejan por más tiempo vamos a tener que enfrentar otra ola de quiebras. Aunque en las últimas semanas han repuntado nuestras ventas esa situación no es suficiente para haber superado la crisis. Estamos en un momento en el que vamos cruzando el río nos dieron el salvavidas, pero si no se sostienen los alivios así sea una parte para la industria, es como si nos quitaran el flotador y nos dejaran ahogar antes de llegar a la orilla”, dijo.

Y agregó que pactar un escenario de impoconsumo competitivo para los próximos años, sostendría la actividad y permitiría lograr 500 mil empleos en los próximos años.

“Como gremio especializado de la industria gastronómica, proponemos un espacio que permita contemplar todas las consideraciones, que reactive el recaudo del Gobierno y a la vez sostenga la operación de restaurantes, panaderías, cafeterías, pastelerías y heladerías formales, gravemente afectados por la crisis de pandemia”.

Finalmente, aseguró que en el 2020 en pleno pico de la pandemia, por lo menos unos 22.000 restaurantes definitivamente cerraron sus puertas al público.  «Debemos contribuir al déficit asumido por del Gobierno, pero quebrados no tendríamos como hacerlo. El regreso pleno del impuesto encarecería los menú al punto de desestimular la demanda que se ha alcanzado las últimas semanas y que proyecta nuestra recuperación con el tiempo», agregó.