Diario del Huila – Comunidad

Por: Juan Manuel Macías Medina

Desde hace nueve años, una fundación busca sacarles sonrisas a los niños diagnosticados con cáncer y lupus en la ciudad de Neiva. Las terapias tienen como único fin mejorar las condiciones con las que los menores se enfrentan a las enfermedades.

Jorge Scarpetta, inspirado en una película, decidió hace aproximadamente nueve años emprender la iniciativa Huellas con Sentido de Vida. Al comienzo, la fundación tenía como fin llevar alegría por medio de actividades culturales a todos los niños que estuvieran internados en los centros hospitalarios.

“Cuando iniciamos la fundación, lo que hacíamos era llevarle alegría a todos los niños que estaban internos en el Hospital, no solo los que tenían cáncer o lupus sino a todos”, sostuvo Jorge Scarpetta quien dirige la iniciativa.

“Lo que hacemos es aplicar terapias complementarias, no para mejorar las condiciones directamente, sino para mejorar las disposiciones con las que los niños reciben los tratamientos que los profesionales les realizan”, agregó.

Con la colaboración de decenas de jóvenes, la fundación se desplaza hasta los centros médicos a generar risas. “Lo que hicimos fue que los jóvenes que tienen tiempo libre, lo aprovechen de la mejor manera, entonces el proyecto no solo está dirigido para los niños que presentan enfermedades, sino que es una apuesta que mejora también la calidad de vida de los jóvenes que hacen parte de la fundación”, sostuvo Scarpetta.

Jóvenes se capacitan para brindar sonrisas de calidad a los niños.

Todos los domingos, el grupo de colabores llega al Hospital a hacer que los pequeños diagnosticados con cáncer y lupus, puedan disfrutar de risoterapia. “Nosotros vamos todos los domingos al servicio de pediatría del Hospital a la parte de urgencias, y al piso donde están los niños ya internos”, manifestó.

Cuando la brigada de risa llega a las salas donde se encuentran los infantes, estos de inmediato alejan de sus pensamientos las inyecciones y los tediosos tratamientos que el grupo de galenos les realizan.

Todos los domingos, los niños se olvidan de los tediosos tratamientos a los que son sometidos durante toda la semana.

“El momento es muy bonito porque es inesperado, cuando irrumpimos en estas salas con globoflexia, colores, risas y diálogos, los niños inmediatamente se salen de la monotonía del hospital donde los pasillos son fríos, blancos y toda la semana están sometidos a los tratamientos”, dijo Yoshi, como es conocido el director dentro de la fundación.

“Para ellos la experiencia de encontrar un payaso en el hospital se les convierte todo en magia, dentro de las mismas limitaciones que tienen los niños que están toda la semana lidiando con las enfermedades y con los tratamientos”, declaró Scarpetta.

Hacerle frente a la depresión y los malos pensamientos, para eso se preparan los integrantes de la fundación por medio de capacitaciones.

“Nosotros dentro de la fundación nos capacitamos para contrarrestar las emociones negativas, para eso tenemos talleres de inteligencia emocional. Tratamos los niveles de depresión y estrés, contra eso es que combatimos, la idea es que los niños puedan seguir teniendo esperanzas”, expresó el director.

Huellas con Sentido de Vida, se mantiene con el apoyo económico de amigos que conocen la trayectoria y la labor que hace la agrupación. “Yo aplico algo que se llama la vacuna social, les digo a mis amigos lo que me falta; una torta, una gaseosa o decoración. Casi todos nuestros amigos tienen la voluntad de ayudar porque conocen lo que hacemos”, recalcó Jorge Armando.

La invitación es a que todas las personas que quieran hacer parte de la organización lo intenten, pues para el director, “la voluntad de ayudar no tiene precio”.