Daniel Quintero Calle, alcalde de Medellín, no lo han abandonado las controversias desde que llegó al poder en enero de 2020. El burgomaestre paisa rompió el silencio sobre varias de sus recientes polémicas, relacionadas con Empresas Públicas de Medellín (EPM), algunas de las decisiones en la capital antioqueña y sus ‘rifirrafes’ con Álvaro Uribe, Sergio Fajardo y otros de sus adversarios políticos.

El mandatario antioqueño habló con Semana e inició diciendo que él no llegó a dividir a Medellín, sino que, por el contrario, quiere “traer a la mesa a quienes no estaban en la mesa”. Además, aseguró que la mayoría del sector empresarial aprueba su gobierno; premisa algo debatible luego de que hace unos días se conocieron los cuestionamientos que Quintero recibió por parte del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA).

Sobre el tema, el alcalde le dijo a Semana que como él nombró al gerente de EPM, eso ocasionó disputas entre los miembros de GEA y él, porque “obviamente, cuando a uno el competidor le pone el gerente, pues le empieza a ir mal”, dijo.

También relató que, en las elecciones de 2018, votó por el hoy senador Gustavo Petro porque le parecía mejor opción que el del uribismo, vencedor de esos comicios, Iván Duque. Además, dijo que no le gusta el expresidente y líder del Centro Democrático Álvaro Uribe, “porque representa todo lo que no somos nosotros”, seguramente haciendo referencia a los antioqueños.

“(Álvaro Uribe) representa el pasado, su tiempo ya pasó y no lo ha aceptado. Quiere aferrarse a toda costa al poder, y creo que hay una ciudadanía muy grande y en especial una juventud que dice: ‘Oiga, denos un respiro’”, expresó, mientras se burló cuando le preguntaron si Uribe hizo cosas buenas por Colombia.