Diario del Huila

Sueño anhelado

Ene 25, 2022 | 0 Comentarios

Diario del Huila Inicio 5 Editorial 5 Sueño anhelado

No podemos seguir rechazando la presencialidad en los colegios y las universidades. Sería cometer un error histórico y no haber aprendido de las malas decisiones que se tomaron en los años 2020 y 2021. Sabemos que el aumento de contagios por Covid, ligado a la variante ómicron, genera justa ansiedad, pero los datos invitan a ponderar la realidad. Las hospitalizaciones se han mantenido bajas en proporción a los contagios, el Plan Nacional de Vacunación está muy adelantado, se está habilitando la vacunación de niños y adolescentes, los maestros del país fueron priorizados y contamos con los conocimientos necesarios para enfrentar los riesgos de la pandemia. No hay motivos para no regresar a los salones de clases. No se puede hablar en abstracto de la educación virtual en contraste con la presencial. Ya tenemos evidencia dura de los problemas que causa. Cerca de tres millones de niños y adolescentes colombianos no han recibido educación de calidad en los últimos dos años.

Hay que analizar las dificultades que se han presentado en los procesos de aprendizaje, durante este periodo de no presencialidad. El aislamiento ha causado severos problemas de salud mental. El año anterior, el Instituto Colombiano de Neurociencias realizó una encuesta con hallazgos angustiantes: mientras el 42 % de los menores presentaron signos de deterioro de habilidades académicas, la cifra sube a 88 % cuando se trata de señales relacionadas con salud mental y comportamiento. Estos meses de incertidumbre, duelo y lejanía de sus espacios seguros se convirtieron en una tortura para niños y adolescentes. Por donde se le mire, es un error seguir aplazando el regreso a las aulas, donde se puede compartir con los amigos, los profesores hacen un trabajo esencial de cuidado de la salud mental y la alimentación está garantizada.

Esta decisión gubernamental ha despertado ciertos temores, más cuando estamos en un cuarto pico y la variante ómicron se propaga con velocidad. Pero ahí está, precisamente, el reto de maestros, del personal administrativo y de los padres al cumplir los protocolos, al aplicar rigurosamente el uso del tapabocas, del lavado de manos y la ventilación. Y el Gobierno, a seguir vacunando, inclusive en los propios colegios, como lo ha anunciado las autoridades sanitarias.

En un país como el nuestro, de innegable desigualdad, muchos niños sufrieron atrasos en su proceso educativo por falta de conectividad o de medios virtuales. Y muchos padres, en especial madres cabeza de hogar, debieron dejar sus empleos para hacerse cargo de sus hijos. El retorno a las aulas es, entonces, una gran noticia. Y es un punto de esperanza. Es un sueño anhelado. No hay que esperar más para pisar el acelerador de la presencialidad. Los niños lo necesitan.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

Península Bosque Residencial

Península

Nuevo apartamento modelo, visítenos en la Calle 8 # 50- 61 Neiva

Tal vez te gustaría leer esto

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.