Diario del Huila

Tinta fresca

Ago 18, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Tinta fresca

El río es una fiesta

Cuando leí por primera vez a Hemingway no fue con el tradicional cuento, El viejo y el mar, sino con su bello libro París era una fiesta. En este relato personal y revelador, este gran escritor muestra cómo los lugares van dando significado a la transformación de la sociedad, pero, sobre todo, cómo las historias se tejen entre los elementos del paisaje para dar sentido a quienes los habitan.

Yo, hija de este territorio donde se forja el río Magdalena y, que en mis poemas he puesto en palabras las voces del río, me siento bautizada por estas aguas. Este río que vemos casi a diario es un hilo conductor de nación y de esperanza, pues no se cansa de pasar y llevar la vida que algunos ponen en su mesa y otros disfrutan en el aire.

Durante este fin de semana, tuve la oportunidad de viajar a Honda, uno de los más importantes puertos que ha tenido el Magdalena a lo largo de su extenso camino. Honda, como Mariquita o Ambalema, o como los puertos huilenses, están llenos de elementos culturales que hacen grande el patrimonio de la nación. Y es, justamente en Honda, donde desde hace tres años, se lleva a cabo La Magdalena Fest, un evento cultural que moviliza a toda la población en torno a los oficios, las prácticas y los saberes del río y sus habitantes.

En La Magdalena Fest, se presenta una variada programación que teje los diferentes escenarios de la ciudad con los saberes de pescadores, cocineras tradicionales, fotógrafos, artistas y visitantes. En suma, han logrado presentar un diálogo de voces en torno al río con el loable objetivo de llenar de espacios culturales la agenda tolimense y posicionar a Honda como referente cultural del río al proyectarlo de modo nacional e internacional.

En esta programación de La Magdalena Fest, se reafirma la necesidad de volver la mirada a los habitantes del río, a los espacios que han logrado conservarse a lo largo del tiempo y a la historia que los une. Actividades como los conversatorios con las cocineras tradicionales o las narraciones de los pescadores artesanales, se vuelven protagonistas del verdadero patrimonio cultural.

Es de esta manera, con una programación muy local, pero pensando siempre en la reactivación socioeconómica desde el turismo cultural, que Honda se vio visitada por muchos. Y con esa misma programación, los habitantes de este municipio tolimense, también se sintieron cumpliendo un papel protagónico, sin grandes presupuestos destinados a estrellas de moda, y con esa sensación de humilde grandeza, que solo se siente en el compartir de un plato en la plaza de mercado donde todos somos iguales. Así, como los peses en el ancho río. Así como la vida misma cuando son las cosas esenciales, las que nos unen.

Autor: WebMaster

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto