Diario del Huila

Todos hacen cuentas con el salario mínimo de 2022

Nov 11, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Análisis 5 Todos hacen cuentas con el salario mínimo de 2022

DIARIO DEL HUILA, ANÁLISIS

Por: Rolando Monje Gómez

Fotografías: José Rodrigo Montalvo

La definición del salario mínimo mensual legal es una de las discusiones más sensibles por las que pasa el Gobierno durante el año. Las proyecciones del Índice de Precios al Consumidor, IPC, ya se acercan a 5% para el fin de año y, con ese panorama, algunos analistas estiman que el aumento salarial para 2022 estaría entre 6% y 6,5%.

Ya se convocó a la Comisión de Concertación de Política Salarial y Laboral para el próximo 26 de noviembre, donde se reunirán empresarios, centrales obreras y el Gobierno Nacional, para comenzar la negociación del incremento para el 2022 del salario mínimo.

A pocos días que se inicien las conversaciones entre las partes, la Comisión Permanente y el Gobierno Nacional deberán lograr el equilibrio para no afectar la capacidad adquisitiva de los hogares colombianos y que la recuperación del mercado laboral no se ralentice.

Los trabajadores y las empresas se encuentran a la expectativa de lo que pueda suceder al respecto, pues este encuentro definirá el monto del pago que recibirán los empleados del país desde el mes de enero de 2022. El año pasado se definió que para este 2021 el ajuste salarial sería del 3,5%, aumentando 30.723 pesos. Por tal motivo, a lo largo del presente año, el salario mínimo fue de $908.526 pesos más los $106.454 del auxilio de transporte.

El Banco de la República publicó un estudio recientemente, en el cual se reflejaba que las expectativas del aumento del salario mínimo en Colombia no eran tan altas para el 2022, pues de acuerdo a algunos empresarios el incremento sería de aproximadamente el 4,1%, lo cual significaría $37.250 pesos adicionales al sueldo actual. Sin embargo, esta propuesta no llenaría las expectativas de los trabajadores, quienes esperan que la cifra sea mayor al millón de pesos mensuales. De otra forma, los trabajadores perderían parte de su capacidad adquisitiva, en medio de una recuperación de los ingresos de los hogares tras la pandemia.

A la hora de concertar el salario mínimo mensual legal para el próximo año, un factor clave es la inflación causada, que ha venido en aumento desde abril, luego del choque del paro nacional y tras las alzas en los precios de los alimentos y de las materias primas, debido a factores internos y externos, como los problemas en las cadenas de logística internacional.

Por su parte, las proyecciones del Índice de Precios al Consumidor, IPC, ya se acercan a 5% para el fin de año y, con ese panorama, algunos analistas estiman que el aumento salarial para 2022 estaría entre 6% y 6,5%, suponiendo que la productividad laboral es la que históricamente se tiene.

Normalmente dicho aumento en el salario mínimo debería ser al menos igual a la inflación, y en ocasiones incluso superior, pues de no ser así, las personas que tienen esta remuneración estarían perdiendo poder adquisitivo, al encarecerse los productos de la canasta básica de consumo a un ritmo mayor de lo que se incrementarían los ingresos obtenidos por dicho salario.

Igualmente, los analistas han indicado que el salario mínimo del próximo año tampoco alcanzará  allegar al millón de pesos; sin embargo, esa será la puja que seguramente buscarán contraer las centrales obreras con el empresariado colombiano. De llegarse a dar un aumento como el que proyectan los analistas, el salario mínimo pasaría de $908.526, a estar en un rango entre $963.038 y $967.580, proyectando un aumento de entre $54.512 y $59.054 pesos para el próximo año.

No obstante, los expertos prevén que, en medio de la concertación, se discutirá si un alza salarial de mayor magnitud puede afectar la recuperación de los puestos de trabajo, sobre todo luego del impacto de la pandemia en el mercado laboral que, incluso, se ha tardado más en recuperar que el nivel de actividad productiva.

También se señala que un aumento salarial de esa proporción podría aumentar los niveles de informalidad, teniendo en cuenta que la recuperación del empleo en el país ha estado marcada, precisamente, por la creación de puestos de trabajo informales.

Una de las propuestas que ha surgido por parte del empresariado es crear un ‘salario mínimo empresarial’, con el objetivo de apoyar a la población de menores ingresos, el ahorro, el consumo y la calidad de vida. Este salario sería de 5% por encima del salario mínimo legal, loque permitiría al Gobierno mantener el salario mínimo legal lo más ajustado posible, para reducir la inflación y el costo de vida. Este sería aplicado a aquellos que ganen un salario mínimo.

¿Cómo se define?

Para lograr una cifra, se tiene que llegar a un consenso entre los distintos sectores de la sociedad y el Estado, para dar con un salario mínimo que satisfaga a empleados y empleadores. Vale la pena recordar que de la definición de esta cifra dependen otros índices como proyecciones de crecimiento del país y precios de productos de la canasta familiar y otros bienes.

De acuerdo con la Ley 278 de 1996, que regula cómo se define el salario mínimo legal en Colombia, una de las condiciones que existe es que el incremento anual no sea menor que el aumento del IPC, o lo que también se conoce como inflación. A hoy, esta cifra que define el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane) llegó al 4,58 %, por lo que el salario mínimo no puede bajar de ese número.

Así las cosas, lo mínimo que puede incrementar el salario mínimo para el próximo año es un 4,58% (según el último reporte). El Gobierno, sin embargo, proyecta que a final de diciembre ya tendrá un porcentaje definido por todos los sectores de la Comisión de Políticas salariales.

Las pymes y el mínimo

El 70 % del trabajo generado en Colombia proviene de las pequeñas y medianas empresas directamente, por lo que sería en este sector donde más impactaría el incremento del salario mínimo.

Según las cifras reportadas por el Registro Único Empresarial y Social (RUES) que reúne información de las 57 cámaras de comercio del país, del total de empresas nuevas registradas, 75,1% corresponden a personas naturales, lo que representa una variación positiva del 14,9% y las sociedades 24,9% con un crecimiento del 22% frente al mismo periodo del año pasado. Para el caso del departamento del Huila como persona natural han sido registradas 6.184, (88,5% del total de empresas), presentando una variación de 21,5% comparado con el año 2020, cuando el número de organizaciones de este tipo fue 5.088.

Por su parte, como persona jurídica tienen registro durante este periodo 801 compañías, que representan el 11,5% de participación y presentando una variación positiva del 22,7% frente a los primeros nueve meses de 2020, cuando se registraron 653.

El conjunto de las nuevas empresas creadas en todo el país está conformado principalmente por microempresas 99,5%, seguido por las pequeñas empresas 0,4% y el restante se encuentra en las medianas y grandes empresas 0,03%. Según la Cámara de Comercio del Huila, la tendencia nacional por tamaño se mantiene en el departamento con el 99,98% de creación de microempresas, seguido de pequeñas empresas 0,4% y medianas y grandes empresas solo el 1,0%.

El 52,7% de las empresas creadas entre enero y septiembre de 2021 se constituyeron generando al menos un empleo, lo cual es positivo para impulsar los indicadores en este campo, siendo los sectores más dinámicos en generación de empleo el comercio, alojamiento y servicios de comida e industrias manufactureras. Con estas nuevas creaciones empresariales se han generado en el país 221.404 empleos.

Dependiendo de qué tan cerca o alejado del IPC esté el porcentaje de aumento del salario mínimo, se pueden observar tres escenarios hipotéticos para las pymes: uno, reducción en la generación de empleos, como resultado de nóminas impagables. Esto, en el caso de que el salario mínimo sea muy elevado. Dos, una recesión en la economía nacional, si el salario es muy próximo al IPC. Es decir, los salarios son tan bajos que se hace imposible consumir y las industrias y comercios dejan de ser rentables por la falta de clientes.

Un tercer escenario, sería un crecimiento sostenido de la economía, si el salario mínimo es alto y da para generar consumo. Esto, al mismo tiempo que las empresas más generadoras de empleos sean las que menos carga tributaria tengan.

Este último sería el más favorable para las pymes, pues estos son los negocios que más generan empleos y constantemente amplían sus nóminas, y si el gobierno las estimula, pueden generar mejores condiciones en los contratos de sus empleados, además de innovaciones y nuevas tecnologías para el mercado.

En la conversación para definir el nuevo salario mínimo, participarán representantes del Gobierno Nacional, entre los cuales se encuentran los ministerios de Trabajo, Hacienda, Comercio y Agricultura, así como el Banco de la República y entidades como el DNP, entre otros. De igual forma, también harán presencia grupos empresariales y representantes de empleadores, así como gremios sindicales como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), la Confederación General del Trabajo (CGT), entre otras.

Antes del 30 de diciembre de 2021 deberá salir el decreto que defina el incremento del salario mínimo, para que pase a sanción presidencial. En caso que no se logre un acuerdo, el Gobierno determinará el monto que subirá.

El 70 % del trabajo generado en Colombia proviene de las pequeñas y medianas empresas directamente.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto