viernes, 24 de mayo de 2019
Primer Plano/ Creado el: 2019-05-15 09:57

Tormenta política por renuncia del fiscal Martínez

Voces a favor y en contra de la decisión del fiscal Néstor Humberto Martínez de renunciar, se conocieron ayer. Congresistas del Centro Democrático expresaron su inconformidad por las actuaciones de la JEP mientras que los integrantes del partido FARC, la Alianza Verde y el Polo Democrático no compartieron el anuncio.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 15 de 2019

 

 

El fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, renunció ayer a su cargo como consecuencia de la decisión de la Justicia Especial para la Paz (JEP) de no extraditar a Estados Unidos por narcotráfico al exjefe de las FARC, Jesús Santrich.

"Este desafío al orden jurídico no puede ser refrendado por el suscrito. Mi conciencia y mi devoción por el Estado de Derecho me lo impiden, por ello he presentado renuncia irrevocable al cargo de fiscal general de la nación", dijo Martínez en una declaración a la prensa.

Martínez tomó posesión de su cargo el 1 de agosto de 2016 ante el entonces presidente, Juan Manuel Santos Calderón (2010-2018).

Minutos antes de la renuncia de Martínez, la JEP denegó la extradición del exlíder de las FARC Seuxis Paucias Hernández, alias Jesús Santrich, detenido desde el 9 de abril de 2018 tras ser requerido por la Justicia de Estados Unidos por narcotráfico, y pidió a la Fiscalía que lo deje en libertad.

"Progresivamente se consolida en Colombia un estado de cosas antijurídico que conjura contra el Estado de Derecho y expone a la sociedad frente al crimen, en medio de las advertencias de la Fiscalía General de la Nación", aseguró Martínez.

El funcionario agregó que la decisión de la JEP, que considera "desafía" la evidencia aportada por EE. UU. y la propia Fiscalía, "hace trizas la cooperación judicial internacional y desdice de las obligaciones contraídas por Colombia en los tratados internacionales sobre la materia".

Al comentar el caso de Santrich, Martínez manifestó que "en el futuro la reincidencia en el secuestro y la extorsión, entre otros delitos, podrá convivir con los privilegios de la justicia transicional".

Reacciones a la decisión

Tras meses de espera de que la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) se manifestara sobre el caso de Jesús Santrich y la petición de extradición que hizo Estados Unidos al exlíder de las FARC por presuntos nexos con el narcotráfico, una noticia más nubló la decisión del tribunal transicional de aplicarle la garantía de no extradición y de ordenar su inmediata liberación: la renuncia del fiscal Néstor Humberto Martínez.

Según lo manifestó el saliente jefe del ente acusador, su "renuncia irrevocable" es una respuesta en rechazo a la decisión de la JEP que, según él, “hace trizas la cooperación judicial internacional, confronta abiertamente la Constitución y, lo más grave, destruye la muralla que construyó el acuerdo de paz entre la inserción y el narcotráfico cuya promiscua relación constituye una amenaza para nuestra democracia”.

Mientras una orilla defiende la decisión del fiscal general, a quien desde hace meses un grupo de ciudadanos le pide la renuncia por su supuesto conocimiento del caso de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht en Colombia, otros se la reprochan, criticando abiertamente esta determinación, a su juicio, como un desacato al Estado de Derecho.

Actitud gallarda

Voces de los congresistas de su partido, el Centro Democrático, aplauden a Martínez Neira. “Es una actitud gallarda ante una justicia que no contribuye a la paz en Colombia, una justicia que tiene un balance triste de impunidad, una justicia cuyos magistrados parecen cómplices”, comentó el senador Nicolás Fernando Araújo.

En la misma línea, el presidente del Senado, Ernesto Macías, manifestó sentirse sorprendido por la noticia, pues, a su juicio, lo que ocurrió hoy es un claro ejemplo de afectación a la institucionalidad en el país. “Esta decisión se da por una circunstancia de falta de garantías. Lo que hizo hoy la JEP es un antecedente funesto para el país”, sentenció.

A su vez, el parlamentario Ciro Ramírez aseguró que el jefe del ente acusador optó por el mejor camino: “No se puede refrendar algo tan grotesco y contrario a las normas internacionales”. Y el expresidente y hoy senador, Álvaro Uribe, no quiso dar declaraciones a la espera de una reunión con su bancada.

Voces en contra

Sin embargo, esta noticia no fue muy acogida por las facciones defensoras del Acuerdo de La Habana. Por ejemplo, la senadora del partido FARC, Victoria Sandino, sostuvo que “resulta reprochable que el fiscal Néstor Humberto Martínez no quiera respetar el Estado de Derecho y prefiera renunciar antes que acatar las órdenes de las altas cortes. Esperamos que quien lo reemplace sí lo haga por el bien de la paz de Colombia”.

Para el senador Antonio Sanguino, de la Alianza Verde, la decisión del fiscal es desafortunada. "Los altos funcionarios tienen que acatar las decisiones de las entidades públicas y en este caso de la JEP", por otro lado, el parlamentario cuestionó si la renuncia se da por el caso Santrich o por "los otros asuntos que han comprometido una discusión muy importante en la sociedad colombiana respecto al comportamiento del fiscal y de la Fiscalía", comentó, refiriéndose a hechos como la muerte de Jorge Enrique Pizano, excontroller de la concesionaria Ruta del Sol II y a quien se le escucha, en una audios conocidos tras su deceso, advirtiéndole al fiscal, entonces asesor jurídico de Corficolombiana, sobre la corrupción de Odebrecht en 2015.

A esta especulación se sumó Jorge Enrique Robledo, senador del Polo Democrático y acérrimo opositor del saliente jefe del ente acusador.

"La salida del fiscal Martínez debemos de celebrarla como un día de júbilo para todos los colombianos. Sale porque lo saca la lucha democrática, el reclamo de miles de ciudadanos en contra de sus actuaciones. Esa salida es altamente positiva para el país porque nunca lo debieron haber nombrado, pues allí llegó engañando y mintiendo. Una vez en el cargo se portó de la peor manera, enredando, engañando, protegiendo a los indeseables, que habían caído en actos gravísimos de corrupción en el caso Odebrecht y de la Ruta del Sol y del Grupo Aval", sostuvo.

Reacción muy personal

Desde las voces independientes, el senador liberal Guillermo García Realpe aseguró que la decisión fue desproporcionada. "Debió haber acogido la decisión de una corte que también tiene amparo legal y constitucional", comentó.

Su colega de Cambio Radical, José Luis Pérez, lamentó la renuncia. "Es una reacción muy personal y respetable frente a lo que determinó la JEP de dejar libre al señor Santrich, a pesar, según el fiscal, de que había pruebas aportadas por el gobierno de EE. UU. y por la misma Fiscalía". Según él, el actuar de hoy del tribunal transicional desautorizaron a Martínez Neira.

La decisión de la JEP frente al caso Santrich es la más importante que ha tomado hasta ahora por el peso político y diplomático que conlleva este proceso judicial. El exjefe guerrillero fue detenido el 9 de abril de 2018 por supuestamente planear el envío de diez toneladas de cocaína a Estados Unidos. Desde que fue capturado, la FARC y Santrich aseguraron que se trataba de un montaje para desprestigiar el Acuerdo de La Habana.

Vicefiscal también renunció

Tras conocerse la renuncia de Néstor Humberto Martínez, la vicefiscal María Paulina Riveros era quien debía asumir el lugar dejado por su superior; sin embargo, Riveros también optó por apartarse del cargo.

La vicefiscal Riveros, se sumó ayer a la renuncia de su jefe, el fiscal general Néstor Martínez, y también anunció que deja el cargo a raíz de la decisión de la Justicia Especial para la Paz (JEP) de no extraditar a EE. UU. por narcotráfico al exjefe de las FARC Jesús Santrich.

* Con información de Reporteros Asociados del Mundo.

 

 

¿Quién reemplazará al fiscal?

El revolcón provocado por la renuncia del fiscal Néstor Humberto Martínez y de su vicefiscal María Paulina Riveros dejó al frente de la Fiscalía a Fabio Espitia Garzón, quien tuvo visibilidad recientemente por investigar las supuestas chuzadas a magistrados de la Corte Constitucional denunciadas por magistrados y reveladas por Noticias Caracol.

Según el diario El Tiempo, Espitia se venía desempeñando como coordinador de la Unidad Delegada ante la Corte Suprema de Justicia y estará al frente del ente investigador, al menos, hasta que sea elegido un nuevo Fiscal General por la misma Corte Suprema.

La experiencia de Espitia en la Fiscalía se remonta a principios de los años 90, pues entre 1992 y 1998 fue fiscal delegado ante la Corte Suprema. Antes de eso, se graduó como abogado de la Universidad Externado de Colombia, en 1981. En el mismo centro académico hizo dos especializaciones: una en derecho penal y otra en criminología y criminalística.

El vicefiscal encargado también hizo un perfeccionamiento en derecho romano en la Universitá di Roma La Sapienza, en Italia, así como un doctorado en la Universitá Degli Studi di Bari, en ‘tutela giuridica della persona’.

Por su recorrido, la Universidad Externado de Colombia lo reconoció como profesor emérito. También es profesor titular de la Universidad del Rosario, además de profesor de posgrado en universidades de Italia, Bolivia y Perú.

Espitia asume mientras se da el trámite de elección del nuevo Fiscal General de la Nación, cuyo nombre sale de una terna que presenta el presidente Iván Duque a la Corte Suprema.

 

Reacciones de congresistas y dirigentes del Huila

Flora Perdomo Andrade, representante a la Cámara por el Huila (Partido Liberal): “Lo ocurrido  evidencia una grave crisis institucional. La decisión de la JEP, controvertida pero respetable, es importante porque pone de presente que hay independencia de poderes, pero también reafirma un duro choque de competencias con la Fiscalía General de la Nación. Esa decisión puede generar una crisis con el Gobierno de Estados Unidos, tradicional amigo de nuestro país que seguramente reclamará por el tratado de extradición. La renuncia del fiscal general es el resultado natural de esta situación, pues Martínez Neira se había declarado partidaria de la extradición de Santrich, ante las pruebas presentadas por Estados Unidos. Son momentos difíciles para el país. Espero que el Gobierno Nacional tenga la capacidad, el tino y la sabiduría necesaria para tomar las mejores decisiones en beneficio de todos los colombianos”.

Esperanza Andrade, senadora de la República (Partido Conservador): “Hoy llamamos al acuerdo nacional de los partidos a que haya cordura porque estamos en una grave crisis institucional; por supuesto no compartimos la decisión de la JEP en lo que respecta al caso de Jesús Santrich. Con el Partido Conservador en pleno se hará un pronunciamiento en conjunto frente a lo que está sucediendo. Con la renuncia del fiscal Martínez, se crea una gran crisis institucional en la cual hoy nuestro país está sumido. Como bancada se ha de tomar una decisión porque todos estamos en la institucionalidad”.

Jaime Dussán Calderón, exsenador (Polo Democrático): “En el Polo Democrático Alternativo consideramos que la decisión del fiscal general de la Nación, se corresponde con la crisis de la justicia que se vive en estos momentos: la decisión de la Justicia Especial para la Paz, las investigaciones que se adelantan por parte de la Comisión de Acusación de la Cámara, los magistrados, las investigaciones por la consultora Odebrecht, las confrontaciones que se han presentado recientemente con el fiscal y varios organismos de la justicia colombiana. Así que en general podemos llamar como un hecho político ‘El florero’ para hacer dejación de su cargo y que el presidente de la República, pueda enviar una terna a la Corte Suprema para que decida quién será el nuevo fiscal general de la Nación. En nuestra opinión esto alivia la situación crítica que vive la rama judicial en estos momentos y abre la puerta para que en estos momentos el nuevo fiscal lidere la verdadera reforma que requiere la justicia colombiana”.

Ernesto Macías, presidente del Senado (Centro Democrático): “Me parece muy grave y nos sorprende la renuncia del fiscal Néstor Humberto Martínez, porque se afectan las instituciones y hay que revisar muchas cosas en el país y lo que ha hecho la JEP se me hace un antecedente funesto para el país y la justicia y es algo que tendremos que revisar con mucha calma y tranquilidad para ver cómo se puede superar esto (…) es un golpe a las instituciones porque nos sorprende y más cuando ello viene de una circunstancia institucional con faltas de garantías de la justicia”.