DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

El factor trabajo tiene un papel estratégico en la validación de resultados de las cuentas nacionales. A partir de los análisis de consistencia entre niveles de producción y ocupación del país se puede inferir valores de producción no observados en las fuentes de información básica, que permiten fortalecer el aparato estadístico nacional desde la perspectiva de la demanda.

También, se puede obtener el nivel de masa salarial y caracterizar el factor trabajo en sus distintas dimensiones: categoría ocupacional, actividad económica, tipo de vinculación laboral, sexo y ausencia o presencia de remuneración, entre otras.

El Dane, presentó los resultados de la matriz de trabajo para el año 2019 y 2020 provisional, documento que se divide en dos partes: la primera presenta el factor trabajo en el PIB según puestos de trabajo equivalente a tiempo completo, por actividad económica y categoría ocupacional; horas anuales trabajadas por actividad económica y sexo, y promedio de horas semanales trabajadas por categoría ocupacional. La segunda parte muestra el balance entre oferta y demanda laboral del año 2019.

En el año 2019 los puestos de trabajo expresados en trabajos equivalentes a tiempo completo como trabajo principal ascendieron a 19,3 millones, de los cuales el 54,09% fueron asalariados y 45,91% independientes.

Las actividades que ocuparon más trabajos equivalentes a tiempo completo como trabajo principal de los asalariados fueron: comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida con 2,9 millones.

Por su parte, administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación; actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales con 1,4 millones e industrias manufactureras con 1,2 millones.

Las actividades que ocuparon más trabajos equivalentes a tiempo completo como trabajo principal de independientes fueron: comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; con 3,9 millones; seguida de agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca con 1,6 millones.

En el año 2020, los puestos de trabajo expresados en trabajos equivalentes a tiempo completo como trabajo principal fueron de 15,6 millones, de los cuales el 54,96% fueron asalariados y 45,04% independientes.

Las que ocuparon más trabajos equivalentes a tiempo completo como trabajo principal de los asalariados fueron: comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida con 2,1 millones. Administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación; actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales con 1,3 millones e industrias manufactureras con 1,05 millones.

Las mujeres aportaron un mayor número de horas trabajadas en las actividades de alojamiento y servicios de comida, entre otras.Trabajo completo

Las actividades con más trabajos equivalentes a tiempo completo como trabajo principal de independientes fueron: comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida con 3,02 millones; seguida de agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca con 1,4 millones.

Para el año 2020, el total de trabajo equivalente a tiempo completo, TETC, como trabajo principal por actividades de producción contempladas en el Producto Interno Bruto PIB decreció 19,48% respecto al año 2019.

Las que más contribuyeron a la variación total fueron: comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida (-8,61 puntos porcentuales), actividades artísticas de entretenimiento y recreación y otras actividades de servicios; actividades de los hogares individuales en calidad de empleadores (-2,45 puntos porcentuales), industrias manufactureras (-2,33 puntos porcentuales) y construcción (-1,71 puntos porcentuales).

Por categoría ocupacional, el trabajo equivalente a tiempo completo como trabajo principal de los asalariados decreció en 18,19%, mientras el de los independientes decreció en -21,01%.

Horas anuales trabajadas

Con relación a las horas trabajadas como trabajo principal, en el año 2019 los hombres aportaron el 63,5% del total de horas trabajadas destinadas a la producción de bienes y servicios, contemplados en la medición del Producto Interno Bruto PIB, mientras que las mujeres aportaron el 36,5%.

Las actividades económicas que concentraron mayor participación de trabajo por parte de los hombres fueron: las actividades de construcción (94,6%); y agricultura, ganadería, caza y pesca (88,4%). Para las mujeres fueron las actividades artísticas, de entretenimiento y recreación y otras actividades de servicios (63,8%), seguida de administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación; actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales (59,3%).

En el año 2020, los hombres aportaron el 64,9% del total de horas trabajadas como trabajo principal destinadas a la producción de bienes y servicios, contemplados en la medición del Producto Interno Bruto PIB, mientras que las mujeres aportaron el 35,1%.

Las actividades económicas que concentraron mayor participación de trabajo por parte de los hombres fueron: las actividades de construcción (93,7%); y agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca (88,8%).

Para las mujeres fueron las actividades artísticas, de entretenimiento y recreación y otras actividades de servicios (61,0%), seguida de administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación; actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales (58,0%).

Del total de horas trabajadas como trabajo principal en el año 2019, el 70,5% se concentró en las actividades de comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida; agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca; industrias manufactureras y administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación; actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales.

En el año 2019, los hombres aportaron un mayor número de horas trabajadas como trabajo principal para las actividades de comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida con 34,7%; agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca con 20,2%; industrias manufactureras 10,4% y construcción con 10,5%.

Las mujeres aportaron un mayor número de horas trabajadas en las actividades de comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida con 36,0%; administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación; actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales con 16,3%; y actividades artísticas, de entretenimiento y recreación y otras actividades de servicios con 14,3%.

Por actividad económica, del total de horas trabajadas como trabajo principal para el año 2020, el 71,3% se concentró en las actividades de comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida; agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca; industrias manufactureras; y administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación; actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales.

En el año 2020, los hombres aportaron un mayor número de horas trabajadas en las actividades de comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida con 32,0%; agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca con 22,9%, industrias manufactureras 10,4% y construcción con 9,5%.

Las mujeres aportaron un mayor número de horas trabajadas en las actividades de comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida con 35,0%; administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación; actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales con 18,2%; y actividades artísticas, de entretenimiento y recreación y otras actividades de servicios con 12,4%.

Promedio de horas semanales

En el año 2019, las actividades económicas a las que los asalariados hombres dedicaron un mayor promedio de horas a la semana como trabajo principal fueron actividades inmobiliarias con 53 horas; comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida con 50 horas; y agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca; y explotación de minas y canteras con 48 horas.

Las actividades en las que las asalariadas mujeres dedicaron un mayor promedio de horas a la semana como trabajo principal fueron explotación de minas y canteras con 46 horas; comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida; e industrias manufactureras con 44 horas.

En el año 2020, las actividades en las que los asalariados hombres dedicaron un mayor promedio de horas a la semana, como trabajo principal fueron actividades inmobiliarias; comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas, transporte y almacenamiento, alojamiento y servicios de comida; agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca; y explotación de minas y canteras con 48 horas, cada una.

Las asalariadas mujeres dedicaron un mayor promedio de horas a la semana, como trabajo principal fueron explotación de minas y canteras con 46 horas; comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas, transporte y almacenamiento, alojamiento y servicios de comida; e industrias manufactureras con 44 horas, cada una.

En el año 2019, las actividades en las que los hombres que trabajan de forma independiente dedicaron un mayor promedio de horas a la semana, de su trabajo principal fueron comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas, transporte y almacenamiento, alojamiento y servicios de comida con 49 horas, seguida de información y comunicaciones; e industrias manufactureras con 45 y 43 horas, respectivamente.

Las mujeres que trabajan de forma independiente dedicaron un mayor promedio de horas a la semana como trabajo principal en las siguientes actividades: información y comunicaciones con 38 y explotación de minas y canteras con 37 horas, respectivamente.

En el año 2020, las actividades en las que los hombres que trabajan de forma independiente dedicaron un mayor promedio de horas semanales como trabajo principal fueron comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida con 49 horas; e información y comunicaciones con 45 horas.

Por su parte, las mujeres que trabajan de forma independiente dedicaron un mayor promedio de horas semanales como trabajo principal fueron información y comunicaciones con 38 horas a la semana; y explotación de minas y canteras con 37 horas.

Oferta y demanda laboral

Al comparar la oferta laboral total con las fuentes de información disponibles para la demanda laboral, se observa que, del total de los 20,3 millones de puestos de trabajo, la demanda laboral registrada representa el 64,4% del total de la oferta; es decir, 13,07 millones de puestos de trabajo. Por su parte el saldo de puestos de trabajo no registrados por las fuentes de demanda representa el 35,6% del total de la oferta, esto es 7,2 millones de puestos de trabajo.