Diario del Huila

Tras 20 años en una silla de ruedas espera volver a caminar

Ene 17, 2022 | 0 Comentarios

Diario del Huila Inicio 5 DH Crónica 5 Tras 20 años en una silla de ruedas espera volver a caminar

Diario del Huila, Crónica

Por: Hernán Guillermo Galindo M

Uriel Perdomo perdió la capacidad de caminar por un disparo al intervenir para sacar de una pelea a un cuñado. Este año, 20 años después del incidente que lo dejó parapléjico se ilusiona con volver a caminar. Esta es su historia en Diario del Huila.

Uriel Perdomo quedó en silla de ruedas hace un poco más de 20 años, al intervenir para sacar a un amigo de una pelea, recibió un tiro en la columna y desde entonces su vida cambió.

A sus 56 años vive de atender un pequeño negocio de venta de medias, cordones y otros artículos en la carrera 3 con calle 8 de Neiva. Antes cuidaba motos y carros en el mismo sector, no volvieron a dejar parquear en la zona, le tocó reinventarse.

“Tuve ese infortunio, recibí el disparo en la columna sobre la C7, todo fue oscuridad, caos, luchar por la vida, hospitalización tratamientos y terminar por aceptar la dura realidad”, reflexiona.

Lo del disparo y quedar en una silla de ruedas no ha sido obstáculo para salir adelante.

Uriel nacido en el municipio de Ataco, Tolima en límites con el Huila, se crio en el campo, sus padres eran de origen campesino. “Mi papá tenía una finca en límites con el Huila, por lo que era más fácil salir a Neiva que hacerlo al Tolima, por eso desde ese entonces teníamos vínculos con esta bella región en la que vivo hace 20 años”, adiciona.

“El trabajo en la finca consistía en recoger café en la época de cosecha y arriar el ganado. En eso nos ocupábamos principalmente hasta que llegó el desafortunado hecho que me dejó en condición de discapacidad”, comenta Uriel.

Estudio hasta quinto de primaria, le tocó como a la mayoría de los niños del campo en ese tiempo ayudar a jornalear en la finca de su padre.

Llega a Neiva a raíz del incidente que lo deja en silla de ruedas, comienza una lucha durísima. “Fue muy difícil, mi papá tenía una casa en cándido, había donde llegar, pero no conocía a nadie, no tenía amigos, ni conocidos. Con la ayuda de Dios, con mi lucha logré salir adelante y tengo mis cosas”, dice con orgullo.

“Al llegar a Neiva, tuve un trauma psicológico producto del disparo y la condición en que quedé, no es fácil superarlo. Con el tiempo fui haciendo amigos, uno de esos amigos me invita a cuidar carros y motos en la calle, ese fue el nuevo comienzo, gracias a Dios me ha ido muy bien”, añade.

Tras 20 años en una silla de ruedas espera volver a caminar

Uriel atiende un pequeño negocio en la carrera 3 de Neiva.

La recuperación

Uriel Perdomo hizo el proceso de recuperación prácticamente en la calle, ya que en los tiempos que vivió su drama no había la atención que se presta hoy día a las personas que quedan en condición de discapacidad. “No tuve apoyo, psicológico o fisioterapéutico.

Estuve hospitalizado en el Hospital General de Neiva un mes mientras me recuperaba de la lesión que me produjo la bala en la columna y un pulmón. Me dieron la salida. Realmente, ahí es cuando comienza la lucha, tocó afrontar el trauma psicológico, fue muy duro, con el tiempo gracias a Dios me recuperé, hoy soy una persona 100% recuperada”. Cuenta.

Además, este año el optimismo me embarga por la esperanza que me han dado poder volver a caminar con un tratamiento con el doctor Canencio en Cali. Un amigo de aquí de Neiva que quedó cuadripléjico, ha recuperado parte de su movilidad gracias al tratamiento. Eso me motiva, voy a comenzar a ahorrar para poder buscar el tratamiento. Es una gran ilusión la de volver poder a caminar”, cuenta.

El Doctor Carlos Canencio realizó su formación superior en el Colegio Nacional de Medicina Homeopática y Naturismo de Bogotá, siendo uno de los pioneros de la homeopatía en Colombia.

“Ofrece un tratamiento de Reconexión medular, especialmente recomendado para pacientes con lesiones o daños en la médula espinal, en el que encaja el caso de Uriel. “He estado averiguando, me estoy enterando y documentando. Es una esperanza que voy a aprovechar”, sostiene.

Mientras espera esta oportunidad Uriel atiende su negocio en el centro de Neiva, vende medias, cordones y plantillas, Los fines de semana cuida carros y motos en Mercaneiva.

Comparte su vida con su señora, que paradójicamente conoció en el velorio de un amigo, cuenta a manera de anécdota. “Nos conocimos, nos hicimos novios, fue amor a primera vista, duramos tres años de noviazgo, nos casamos, vinieron los hijos, Ángela María y José David. Ya soy abuelo, tengo una vida feliz, vivimos en casa propia en el barrio Carlos Pizarro, refiere.

Para movilizarse utiliza un cuatrimoto que compro con unos ahorros, gracias a la colaboración de comerciantes del sector donde lleva buena parte de su vida laborando, como don Jaime Duque, es el modo de desplazarse para donde necesite.

“Créame que estoy muy ilusionado y con la fe en Dios sé que lo voy a lograr, voy a volver a caminar, concluye.

Tras 20 años en una silla de ruedas espera volver a caminar

Uriel Perdomo con su familia, parte fundamental en su recuperación.

Autor: WebMaster

Contenido relacionado

Suscripción Digital

Península Bosque Residencial

Península

Nuevo apartamento modelo, visítenos en la Calle 8 # 50- 61 Neiva

Tal vez te gustaría leer esto

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.