Luego de que el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, elogiara a China por las inversiones en ese país centromericano cercanas a los 500 millones de dólares sin contraprestaciones, el coloso del norte le advirtió que nada es gratis.

Bukele insistió en que son “500 millones de dólares en inversión pública no reembolsable y sin condiciones”.

Horas después, Julie Chung, subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado norteamericano, le replicó: “Señor presidente, nada de China viene sin condiciones”.

La Asamblea Legislativa de El Salvador ratificó este martes un acuerdo de cooperación para la construcción y donación de obras de infraestructura al país centroamericano.

El convenio marco para la asistencia “Económica y Técnica entre el Gobierno de la República Popular China y el Gobierno de la República de El Salvador” fue aprobado con 66 votos de los 84 diputados del Congreso, de amplía mayoría oficialista.