La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá dejó en firme la imputación de cargos contra el expresidente Álvaro Uribe por presunta compra de testigos y fraude procesal.

Según el fallo del Tribunal, la tutela con la que la defensa del expresidente Uribe buscaba tumbar la calidad de imputado es improcedente y no es el mecanismo idóneo para resolver la situación jurídica del procesado.

“…la Sala estima que la acción de tutela es improcedente, comoquiera que (i) la actuación penal cuestionada se encuentra en curso, (ii) al interior de ella existen medios de defensa judicial idóneos y expeditos para reclamar la protección de los derechos al debido proceso y defensa, (iii) mismos que no han sido ejercitados y (iv) en este caso no puede realizarse el análisis reclamado, pues implicaría una interferencia injustificada en la órbita de competencia de la justicia ordinaria».

Concluye la Sala Penal del Tribunal que no considera que la situación del expresidente contemple un daño inminente y grave, que permita la intervención del juez constitucional. La tutela presentada por el abogado Jaime Granados se funda en aspectos meramente argumentativos e interpretativos.

Esto quiere decir que el expresidente Álvaro Uribe Vélez mantiene la calidad de imputado que le impuso el juez cuarto de conocimiento en noviembre de 2020 y la Fiscalía General tiene plazo hasta finales de febrero para determinar si acusa formalmente o no al expresidente.