DIARIO DEL HUILA, CRÓNICA

Por: Hernán Galindo

Juanita Manuela Paz Pérez, estudiante de derecho de la Surcolombiana, dejó el miedo para crear resplandor makeup, tienda virtual de cosmética, maquillaje y belleza. 

“Todo nació de la idea de crear algo diferente, con los miedos e incertidumbre naturales porque ya existían varias tiendas de maquillaje”, cuenta Juanita Manuela Paz Pérez, sobre el emprendimiento que lidera, resplandor makeup, en belleza, cosmética y cuidado personal.

Consiste en la distribución al por mayor y detal de maquillaje y productos de cuidado facial, “desde lo básico para uso diario hasta lo necesario cuando desees arriesgarte un poco más”.

Adicionalmente, dice Manuela Pérez, como es más conocida, imparten charlas y cursos de automaquillaje personalizadas, grupales y empresariales, y adicionalmente ofrecen el servicio de maquillaje social para cualquier ocasión.

“El apoyo de mi familia, novio y amigas fue indispensable para iniciar con determinación y seguridad. Por eso, siempre hablo en plural de Resplandor, porque, aunque soy la imagen, tengo un gran equipo tras bambalinas, sin el cual el proyecto no sería posible”, explica la neivana de 20 años.

Seguridad y confianza  

Confiesa que inicialmente todo su conocimiento sobre cosmetología fue empírico, pero quería un factor diferenciador que le permitiera darle al cliente seguridad y confianza en su trabajo:

“Me capacité y continúo haciéndolo porque es una profesión en constante actualización con artistas de diferentes partes del mundo”, dice la empresaria de Resplandor, tras destacar que el nombre es porque la propuesta es que los clientes brillen con luz propia e irradien su belleza natural sin temor ni prejuicios usando sus productos.

Manuela es egresada del Colegio de La Presentación en donde nació su inclinación por estudiar derecho (hoy, cursa sexto semestre en la Universidad Surcolombiana) motivada por los buenos comentarios de los profesores que exaltaban sus aptitudes y capacidades para la abogacía y porque siempre se destacó en oratoria, liderazgo y la preocupación por el bienestar de todos.

“El mundo del maquillaje ha sido algo que me atrae desde pequeña. Tengo un gusto especial por este bello arte”, responde, sobre cómo una futura abogada se ‘mete’ en un emprendimiento cosmético.

Y agrega que “emprender y el derecho no son excluyentes, se complementan muy bien ya que con los conocimientos adquiridos en mi carrera puedo hacer de Resplandor una empresa mucho más integral, que dé confianza y seguridad al comprador”.

Inició con ahorros y un gran aporte de la mamá, Claudia Pérez, y la abuelita, Dora Rodríguez, quienes han sido ángeles terrenales en su vida. Son dos mujeres trabajadoras que con su ejemplo me han impulsado y motivado en este camino, afirma, con emoción.

Está convencida de que están haciendo algo distinto en el mercado “porque ese fue nuestro primer objetivo, marcar la diferencia, impartir el mensaje que el maquillaje no es sólo belleza y vanidad, sino que tiene un trasfondo desde la autoestima. Queremos incentivar el amor propio y se comprenda que cuando se cuida, realza sus facciones, un maquillaje como complemento de la belleza natural es un regalo para uno mismo”.

Sobre el dominio del mercado por grandes empresas, explica que su iniciativa es una extensión de las grandes marcas, “conectamos estos productos de alta calidad con cualquier huilense a través de una asesoría personalizada y de compra guiada para que estén seguros de lo que adquieren y luego gocen de toda la experiencia”

Por eso, asegura que todos los productos tienen registro Invima para mayor fiabilidad del producto. Y revisan que no sean testeados en animales porque no comparten los maltraten para un producto final, que, en el caso de Resplandor, no tiene estricciones de edad o género y una excelente relación calidad-precio, destaca.

Abogada y empresaria

Responde que no tendría por qué elegir más adelante entre el derecho y la cosmetología pues no son excluyentes, “ambas profesiones se compaginan y son esenciales para la formación de un modelo de negocio dinámico, como el nuestro. El conocimiento de ambos nos permite llevarle a los clientes una experiencia óptima con la seguridad que sus derechos de consumidores siempre estarán en primer plano”.

Y añade que a largo plazo se ve como abogada y empresaria, generando empleo, y como una mujer que inspire a las demás, construyendo conciencia de la importancia del cuidado personal y el amor propio.

Esa es su gran motivación, poder transmitir con su proyecto lo que personalmente encontró en el maquillaje, “una forma de expresarme, mostrar quién soy y es lo que quiero que todos hallen”.

A futuros emprendedores los invita a atreverse, “a perder el miedo porque la vida es de aprovechar las oportunidades que tenemos a nuestro alcance. Emprender es estar en constante aprendizaje, es como ir en una montaña rusa de días buenos y otros no tanto, pero siempre valdrá la pena trabajar por algo propio que nos identifique y nos permita crecer a nuestro propio ritmo”.

La tienda de Manuela es virtual: la pueden encontrar en Instagram como @resplandor.makeup; en Facebook como Resplandor Makeup o contactarla al Whatsapp 3204240086, “para asesorarlos en lo que necesiten; hacemos envíos a todo el país”.

Destacado

Adicionalmente, dice Manuela Pérez, como es más conocida, imparten charlas y cursos de automaquillaje personalizadas, grupales y empresariales, y adicionalmente ofrecen el servicio de maquillaje social para cualquier ocasión.

Un atractivo emprendimiento de cuidado personal

Juanita luciendo el maquillaje que se aplicó con sus propios productos