martes, 23 de abril de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-01-10 02:48

Una plegaria por el Hospital de Neiva

Escrito por: Alfonso Vélez Jaramillo | enero 10 de 2019

No fue si no permanecer en menos de una semana bajo cuidados médicos en tres hospitales, dos del Valle del Cauca y en el Hernándo Moncaleano General de Neiva para cerciorarnos de lo afortunados que somos en el Huila.

El Moncaleano Perdomo en el mejor en el Sur colombiano. No hay duda de que definitivamente su rango de Alta Complejidad no le queda grande y se resalta que es el más solicitado por las comunidades del Huila, Caquetá, Putumayo, Cauca y Sur del Tolima.

Su dotación es de última tecnología y me atrevo a decir que muchos hospitales de Colombia no tienen el mismo equipamiento.  

No alegra su situación, pero nos preocupa que por su demanda el Departamento de urgencias en ocasiones no de abasto para atender multitudinarias eventualidades.

Heridos de accidentes y atracos, casos de personas con problemas mentales, dos pacientes que intentaron quitarse la vida, otros con fuertes dolores de diferentes orígenes y no pocas personas que llegan  sin una moneda y no traen ni siquiera para una pasta.

Sin embargo la Ley Estatutaria 1751 de 2015 que regula el derecho fundamental a la salud es muy clara y ordena atender de manera oportuna, eficaz y con calidad, porque según la norma, el Estado asegura este servicio a todas las personas.

Por cuya razón, muchas empresas que no tienen contrato con ninguna institución envían a sus pacientes a Neiva y esa es la causa por la cual el Hospital de Neiva ya tiene una cartera de 170 mil millones de pesos, diría yo, la mayor parte de dudosa recuperación, y el estado no hace nada por resolver le dramático escenario.

Curiosamente las EPS más endeudadas  son las del Huila, algo así como 50 mil millones de pesos.

El Hospital de Neiva, pese a todo es sólido y según el gerente Jesús Antonio Castro Vargas, está muy lejos de una posible  intervención del Gobierno nacional,  como ha ocurrido con varios en otras regiones del país, pero necesita con urgencia la mano del Gobierno departamental y nacional.

El Gobernador del Huila Carlos Julio González, varios días atrás ofreció en los primeros meses del año girar la suma de 5 mil millones de pesos para terminar la Torre materno infantil que ya tiene algunos servicios funcionando.

Ojalá que sea así, porque descongestionaría urgencias pediátricas  y por consiguiente, se podría ampliar el servicio general de urgencias en la torre vieja, que aunque tiene buena atención en ocasiones colapsa por la multitudinaria demanda regional.

El Hospital posee una planta de colaboradores de 1.600 personas, 500 de planta y 1.100 por contrato y su carga laboral mensual es de unos 5 mil millones de pesos, sin embargo está al día por nómina y pago de proveedores.

El Presidente Ivan Duque ofreció aliviar esta situación, sin embargo hasta momento ha sido solo discursos, mucho tilín u nada de paletas.

La deuda que tiene las EPS con el hospital equivale al trabajo de un año y si cancelaran la situación sería otra.

El hospital  tiene el mejor equipo: Tomógrafo de 64 cortes para imágenes diagnosticas especializadas, la mejor tecnología para atención cardiovascular, trasplantes de órganos renales, generador de línea en la unidad de cancerología y  sobre todo buena disposición y voluntad de planta de personal.

Repito: Mientras los colombianos son testigos  mudos de la escalofriante corrupción generada en el sistema de salud, desde los recobros para el Fosyga hasta la asignación, cobro y distribución de los recursos, los centros hospitalarios se debaten en crisis y avisos de cierre constante.

No hay que negar que con la ley 100 mejoró la cobertura y el acceso de muchas personas que no eran atendidas sino llevaban recursos económicos, no obstante,  es vergonzoso que un ser humano deba entablar una acción de tutela para que sea atendido, simplemente porque a los monopólicos operadores no los cubre el contrato, ni le pagan a los hospitales, que horror.

Comentarios