Diario del Huila

Vacunación: ¿Decisión personal, obligatoria o con incentivos?

Ago 2, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Comunidad 5 Vacunación: ¿Decisión personal, obligatoria o con incentivos?

DIARIO DEL HUILA, CIUDAD

Por: Hernán Galindo

Diario del Huila consultó a los neivanos la opinión en el debate que se abre sobre la exigencia o requisito de la vacuna como principal herramienta para dejar atrás el Covid 19.

Tanto autoridades públicas como asociaciones médicas han comenzado a debatir si la vacunación contra el Covid 19 debería ser una exigencia o requisito para las personas o trabajadores de ciertas áreas esenciales.

“La vacunación es la forma principal de dejar atrás la pandemia y evitar el regreso de estrictas medidas de salud pública, con consecuencias para la economía y la vida social”, dicen.

A la polémica se suman cada día más opiniones de todas partes. Desde los negacionistas, de quienes dicen que es un libre derecho de las personas vacunarse y de quienes piensan que sí debe ser una exigencia para alcanzar lo más pronto posible la anhelada inmunidad de rebaño (cuando mucha gente es inmune a una enfermedad contagiosa, generalmente a través de vacunarse contra es virus que la produce) y volver a la normalidad general.

El Gobierno ha destacado que el Plan Nacional de Vacunación avanza de forma satisfactoria, más de 25 millones de dosis se han aplicado, aunque hay preocupación porque una parte minoritaria de la población que ya debería estar inmunizada no lo ha hecho.

Por lo menos 4 millones de ciudadanos que ya les correspondía su turno no se han vacunado, no solamente para prevenir adquirir el virus sino por la responsabilidad con el cuidado de sus familiares y del resto de los conciudadanos.

Las autoridades no descartan adoptar medidas sancionatorias o de presión, como un pasaporte que se le entregaría a los que se vacunen para que puedan ingresar a sitios públicos, lo que implicaría no permitir el acceso a quienes no lo tengan.

Debate abierto

Diario del Huila salió a las calles de la ciudad de Neiva para conocer opines y reacciones de la gente, concluyendo que el balance está dividido, hay equilibrio entre quienes están a favor y en contra de obligar la vacuna.

“Medidas como el pasaporte, que usted menciona, o una tarjeta especial para poder entrar a los sitios públicos, especialmente cerrados, es la mejor motivación para vacunarse. Si quiero ir al restaurante, a cine, tengo que presentar ese testimonio de que estoy en regla”, es la primera respuesta, de Frida Losada, secretaria en el Palacio de Justicia.

“Y por qué el Estado no entrega, mejor, incentivos a la población para que se anime a vacunar, como ya se ha visto en otros países”, dice su compañera, Nubia Monje, e inician una controversia particular.

Otros estiman que el no vacunarse tiene algún grado de irresponsabilidad con el resto de los ciudadanos que se están vacunando y que se están cuidando.

“Antes de obligar o castigar, creo que lo que se debe hacer es generar campañas para informar, pero me parece que incentivar al que no se ha vacunado es una alternativa, pero creería que el mejor aliciente es vivir”, dijo Alonso Rodríguez, vendedor de lotería, de 58 años.

Jorge Gallego, comerciante de una cacharrería, manifestó que se requieren campañas pedagógicas para que la gente se concientice de la necesidad de vacunarse, “que no las he visto, he entendido muy flojo lo que es la información y la enseñanza sobre la importancia de la vacunación”.

En contravía se pronunció Clara Cortés, enfermera del Hospital de Neiva. Aseguró que no podrá decirse que es por falta de información, “pues soy testigo de los esfuerzos adelantados por las EPS y asociaciones de salud y médicas para contactar a sus afiliados con el propósito de invitarlos a vacunarse”.

Y destacó que la soledad se ha vuelto frecuente en algunos puestos de vacunación ante la escasa afluencia de público.

El estudiante Sergio Perdomo, 22 años, de la Universidad Santo Tomás, advirtió que “cuando tengamos la garantía de que todo el mundo esté informado y tenga acceso a la vacuna hay que empezar con esas acciones excepcionales”.

Empero, dijo que estímulos como los que se dan a los ciudadanos que votan, “un día de descanso, descuento en la universidad, podría ayudar para motivar a los perezosos, a los dudosos o no quieren hacerlo”.

Vacunarse o no vacunarse contra el covid debe seguir siendo una decisión individual. Cada uno, de acuerdo con sus convicciones, percepciones, creencias, temores y condiciones particulares, habrá de tomar una decisión, afirmó Ricardo Leal, empleado de una comercializadora de repuestos, aunque aclara que ya se inmunizó:

“El Estado no puede obligar a nadie a vacunarse. Pero sí puede y debe desplegar todos sus instrumentos para estimular la vacunación. Hay un grave problema de salud pública y está en juego la vida de millones de colombianos si no se logran adecuados niveles de inmunidad. Es lo que yo entiendo”.

En la misma dirección habló la empleada bancaria Karol Trujillo, que vive con sus padres, todos ya vacunados:

Alguien que no se ha vacunado, por más respetables que sean sus motivos y argumentos, es un potencial transmisor de contagios, de manera que no es solo su vida la que está en juego, sino también la de las personas que están a su alrededor y las de quienes interactúan con él.

A las buenas, no a las malas

Mientras, Orlando Cadavid, padre de familia de 45 años, dice que todas las estrategias para enfrentar el Covid son válidas, como vacunarse, que no es menos importante: es obligatorio que todos los colombianos mantengan la aplicación estricta de los protocolos de bioseguridad, se esté o no vacunado.

“Usar el tapabocas, garantizar el distanciamiento social, evitar aglomeraciones y otras situaciones de riesgo sanitario en espacios abiertos y cerrados, continúa siendo la norma vital de precaución a nivel individual, familiar, comunitario y laboral”, señaló.

“Todas las investigaciones científicas, todas las autoridades de salud en el mundo coinciden en que la vacunación es la gran solución, y una con el mínimo de efectos negativos. La mejor forma de combatir los malos argumentos contra ella es oponer unos buenos, y para eso es importante tratar de entender lo que piensan quienes la rechazan o le temen”, dijo el médico de la Nueva EPS, Guillermo González, de 38 años.

La actitud no puede ser de arrogancia estatal tratando mal a quienes no quieren vacunarse o lo están dudando. Conozco personas a quienes respeto que decidieron no vacunarse, opinó la profesora Ana Mirta Tinjacá.

El Gobierno debe acometer ya una estrategia super audaz, imaginativa, innovadora y generosa para que la gente se vacune y una gran campaña masiva multiplataforma, convocante y esperanzadora”, dijo la maestra, de 59 años, de una institución pública, que no está de acuerdo con el regreso aún de las clases presenciales.

“Loterías que rifen premios atractivos entre quienes se vacunen, beneficios fiscales, regalos, puntajes bonificados en algunos procesos de selección, descuentos en matrículas, en fin, hay que ser creativos ante la falta de vacunación y la exigencia de hacerlo para evitar riesgos de vulnerabilidad”, comentó el periodista Juan Cárdenas, como propuesta de solución.

Vacunas para todos

La vacunación debería abrirse ya a todos los que se quieran vacunar en todo el territorio nacional y la gran campaña nacional provacuna ya debería estar retumbando en todos los rincones presenciales y virtuales de Colombia, manifestó Teo Farfán, trabajador independiente, de 20 años.

En resumen, ahora que el tercer pico epidemiológico amaina, pero asoma el peligro de la variante “delta” y de una próxima ola, con todos sus efectos, el mensaje de los últimos dieciséis meses a los colombianos continúa siendo más válido y prioritario que nunca: vacúnate, cuídate y cuídanos.

Autor: WebMaster

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila 👋
¿En que podemos ayudarte?