sábado, 17 de noviembre de 2018
Contexto/ Creado el: 2017-12-03 09:04 - Última actualización: 2017-12-03 11:24

Violencia sexual, un crimen silencioso con alto grado de impunidad

Los niños de 10 a 14 años de edad, después de los adolescentes de 15 a 19 años, son las poblaciones más afectadas por este este delito durante el conflicto interno armado en Colombia; así lo reveló Informe Nacional de Violencia Sexual en el Conflicto Armado ‘La guerra inscrita en el cuerpo’, del Centro Nacional de Memoria Histórica. Según el informe, de los 15.076 reportes de violencia sexual en el marco del conflicto armado, el 91,6% fueron de mujeres.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | diciembre 03 de 2017

Rodrigo Londoño, el líder de lo que en su momento fueron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - FARC, y ahora candidato a la presidencia del país en representación de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común - FARC, dijo en días pasados, que si se le llegaba a probar un solo caso de violencia sexual renunciaba a dicho cargo, y que en la organización, este delito era el que se castigaba con mayor severidad. Lo cual es bastante dudoso, según los últimos estudios relacionados con este tema. El Informe Nacional de Violencia Sexual en el Conflicto Armado ‘La guerra inscrita en el cuerpo’, del Centro Nacional de Memoria Histórica, que abarca las más de cinco décadas de conflicto, es decir entre 1958 y 2017, dio a conocer que son más de 15.076 los casos reportados por abuso sexual, donde las guerrillas, después de los grupos Paramilitares, fueron los principales perpetradores de estos hechos.

Según reveló el informe, entre enero de 1958 y abril de 2017 los paramilitares fueron el grupo armado que más incidencia tuvo como «presunto responsable» en relación con crímenes de este tipo con ocasión del conflicto armado. Con un total de 4.837 registros, los grupos paramilitares fueron causantes del 32,2% de los casos identificados.

Asimismo, expone que el segundo grupo con mayor número de hechos como “presunto responsable” son las guerrillas con un total de 4.722 reportes equivalentes al 31,5% de la totalidad de datos. En tercer lugar, se encuentra la categoría “Desconocido” con 3.973 registros; este fue señalado como culpable del 26,5% de la totalidad.

Población más vulnerable

El estudio indica que de los 15.076 casos, el 91,6% fueron reportados por mujeres (13.810). Por su parte, los hombres constituyeron el 8,1% del total, equivalente a 1.235 personas.

Enfocándose en este segundo grupo, se aprecia que en la infancia y la adolescencia los hombres tienen los índices más altos en haber padecido el lamentable hecho, cifra que se reduce en la medida en que aumentan de edad dentro del curso de vida. Particularmente, en el rango de edad entre los 10 y los 14 años se presenta el mayor número de víctimas masculinas con 137 registros, seguido del rango que abarca los 15 y los 19 años con 132.

Lo más lamentable, es que dadas las proporciones estadísticas, son las niñas, las adolescentes, las jóvenes y los niños, los grupos sociales más afectados.  

Otros actores

«Cabe mencionar que recientemente han salido a la luz pública aberrantes hechos de violencia sexual vinculados a GAPD; esta reflejan que usaron la violencia sexual de manera estratégica para controlar las poblaciones bajo su influjo, extorsionar a campesinos y comerciantes y refrendar su autoridad. Tal es el caso de Uldar Cardona alias Pablito, líder del Clan del Golfo, señalado como el “devorador sexual de Urabá” que entre 2015 y 2017 fue acusado de violar a más de cincuenta niñas entre los 10 y los 13 años de edad, y de lanzar amenazas de violación contra niñas menores de 10 años», expone el informe.

Además se menciona que estos hechos sucedieron en el marco de extorsiones destinadas a financiar la estructura armada del Clan del Golfo, donde se incluía la extorsión a ganaderos de la región, la explotación ilegal de oro, el narcotráfico y la intimidación de campesinas y campesinos.

Delito  por periodos de tiempo

El documento hace énfasis en que, si bien en el periodo 1997-2005 los paramilitares fueron señalados como los mayores presuntos responsables de este delito, para el periodo siguiente, 2006-2016, las guerrillas se convirtieron en el principal grupo armado señalado de cometer los abusos.

Indica que los paramilitares controlaron grandes extensiones del territorio nacional a través de técnicas del terror y de contrainsurgencia que ocasionaron un fuerte impacto sobre la población civil a través de masacres, desplazamientos forzados y asesinatos selectivos.

«Para este periodo se reportaron 4.342 sucesos  en los cuales los paramilitares fueron señalados como presuntos perpetradores, es decir, de 1997 a 2005, este grupo armado ejecutó el 52,6%».

Por otra parte, «en relación con el presunto perpetrador “guerrillas”, se registraron 1.941 casos entre 1997 y 2005, esto equivale al 23,5% de los reportes para ese período del conflicto. Este periodo ha sido uno de los momentos más sanguinarios de la guerra”.  

Modalidades

En la violencia sexual, las víctimas sufrieron otra gran cantidad de afectaciones aberrantes relacionadas con este delito. Según los datos, los grupos paramilitares tienen la mayor proporción de incidencia asociados a la ejecución de ciertas modalidades como: los cambios forzados en la corporalidad (26 registros), la prostitución forzada (15), la mutilación de órganos (75), la esclavitud sexual (16), el embarazo forzado (19) y la violación (305).

Para el presunto perpetrador guerrillas se observa que las modalidades con mayor proporción de registros asociados son: la anticoncepción y la esterilización forzada (17), obligar a realizar actos sexuales (20), el aborto forzado (8), la esclavitud (11), el abuso  (43), el embarazo forzado (10) y la desnudez forzada (46).

Problemática por departamentos

Los departamentos más afectados  entre 1958 y 2016 son respectivamente Antioquia, con 2.849, Magdalena con 1.741, y Nariño con 985 reportes. 

Lo que dice el informe del Huila

El Huila se ubica en el puesto 21, con 168 casos de víctimas de violencia sexual durante el conflicto armado colombiano entre 1958 y 2017.