A un día del cierre de las sesiones ordinarias del Congreso de la República y los Representantes a la Cámara han ignorado el llamado de miles de colombianos que hoy exigimos que se agende, debata y apruebe el Proyecto de Ley 168 Cámara -#LeyEscuelaSaludable para sacar la comida chatarra, las bebidas azucaradas y su publicidad de los colegios públicos y privados del país.

 

Según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional 2015, la obesidad en la población infantil en Colombia está aumentando. El sobrepeso en escolares entre 5 y 12 años pasó de 14.4% en 2005 a 24.4% en 2015, lo que representa que 1 de cada 4 niñas y niños tienen sobrepeso u obesidad. Por su parte, la última Encuesta Nacional de Salud en Escolares encontró que 3 de cada 4 escolares entre 13 y 17 años consumen bebidas azucaradas una o más veces al día, 8 de cada 10 consumen productos de paquetes en exceso y solo 1 de cada 10, consumen frutas y verduras en las cantidades recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Estas cifras muestran una grave problemática de salud pública, en particular en población vulnerable como son niñas, niños y adolescentes, poniendo en evidencia la falta de políticas que regulen y protejan la salud de nuestros hijos. No es nuevo que importantes organismos internacionales o sus representantes, como la OMS, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) o el Relator Especial para el Derecho, hayan alertado a los Estados de la necesidad de implementar medidas costo-efectivas para reducir los altos niveles de obesidad, entre ellas el desarrollo de entornos escolares alimentarios saludables.

 

Los Representantes a la Cámara aún no responden a la urgencia de legislar en pro de la salud y el bienestar de la infancia y la adolescencia, el proyecto #LeyEscuelaSaludable garantiza que en los colegios, niñas, niños y adolescentes reciban una alimentación que favorezca su adecuado desarrollo.

 

A pesar de que la sociedad civil y la academia han venido abogando por esta política ofreciendo el soporte técnico que la respalda, la respuesta de la Cámara de Representantes ha sido la dilación. El pasado 1 de octubre, cuando se esperaba que el Proyecto fuera debatido en la Plenaria de Cámara, fue admitida una proposición de aplazamiento y se convocó a un Foro el 13 de noviembre para conocer los efectos en la economía de la aprobación del Proyecto de Ley.

 

A este Foro asistieron delegados del gobierno nacional, la academia, la sociedad civil y la empresa privada; quedando claro la importancia que tiene la aprobación de este Proyecto de Ley para lograr la efectiva protección de los derechos a la salud y la alimentación de niñas, niños y adolescentes. A pesar de esto, ha llegado el cierre de las sesiones del Congreso de la República y el Proyecto #LeyEscuelaSaludable no se agendó para tener su segundo debate en la Plenaria de Cámara de Representantes.

 

A este Proyecto le restan aún tres debates que deben darse antes del 20 de junio de 2021, de lo contrario no podrá ser sancionado como Ley de la República, silenciando la garantía de derechos fundamentales de la niñez y la adolescencia.

 

El Proyecto de Ley 168 C #LeyEscuelaSaludable busca que en las instituciones educativas se:

  • Prioricen los alimentos naturales con alto aporte nutricional tanto en las tiendas escolares, en el servicio de restaurante escolar, en el programa de alimentación escolar (PAE) y en los eventos institucionales, teniendo en cuenta la oferta de cada región y las recetas y preparaciones propias
  • Provee agua apta para consumo humano y a libre demanda
  • Se prohíba la publicidad de productos comestibles y bebibles ultraprocesados
  • Realicen acciones pedagógicas que fomenten prácticas alimentarias saludables incluidas en los proyectos educativos institucionales, como: cursos de loncheras saludable, talleres de cocina, creación de huertas, proyectos de compostaje, entre otros.

 

Para Carolina Piñeros Ospina, directora Ejecutiva de Red PaPaz, dada la situación de salud pública que hemos vivido en el 2020, en donde las personas con diabetes, hipertensión y otras enfermedades no transmisibles han sido las más gravemente afectadas por el COVID 19, es impensable que no tomemos acciones urgentes e inmediatas para no seguir encaminando a las niñas y niños colombianos al mismo camino de enfermedad a edades tempranas fruto de las dietas malsanas.