Diario del Huila

¿Y la otra mitad?

Jun 30, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 ¿Y la otra mitad?

Por: Melquisedc Torres

Gustavo Petro es el presidente electo, ya tiene su credencial. Pero ese poder que le fue entregado representa poco más de la mitad de los colombianos; la otra casi mitad no votó por Petro; mejor, votó en contra de él y a favor de un cambio radical de las costumbres políticas del país, las mismas que ahora le aseguran al electo la vieja figura de la “gobernabilidad”, que no es más que el control de uno de los otros dos poderes, el Legislativo, a cambio de apetitosa mermelada burocrática.

Esa otra opción la terminó encarnando un outsider, un exótico y pésimo candidato, incluso sub judice, que ni siquiera gastó plata y quedó a apenas cuatro puntos porcentuales del ganador. Rodolfo Hernández, un multimillonario constructor a quien se le ocurrió que podía ser presidente solamente diciendo que iba a “acabar la ladronera” y se fue a las urnas casi en solitario, pues no aceptó ningún respaldo político, por muy poco estuvo a punto de lograrlo. Pero más allá de Rodolfo, que pronto pasará a ser una anécdota intrascendente de la historia del país, como ya lo son Noemí, Serpa, Mockus y Zuluaga, el asunto de fondo es que 10,5 millones de colombianos (47 % de votantes) lanzaron el mensaje de no más al modelo político de repartija burocrática, del gasto sin límite de la plata de los contribuyentes, de abusivos privilegios con enormes salarios y camionetas blindadas, tropas de asesores sin oficio, de tanta embajada y consulado inútil, pero costoso, y no más a la rampante politiquería.

Petro debería reflexionar por qué, a pesar de que su campaña nos costó $ 45.000 millones de pesos y la de su rival Rodolfo Hernández apenas $ 6.300 millones (menos de lo que vale la de un senador), de que tuvo un ejército de asesores, una estructura gigantesca con la que llenó plazas a altísimo costo, de una guerra sucia sin cuartel en contra de sus rivales (“petrovideos”), del apoyo de casi todos los sindicatos (más de 1,5 millones afiliados), un grueso de los partidos moviéndole votos para la segunda vuelta y los tres alcaldes más importantes en campaña de frente… por qué, pese a todo eso, apenas superó por cuatro puntos porcentuales a un pésimo candidato, sub judice y solitario.

Al nuevo presidente parece que no le importa ese llamado de la otra mitad; muy en contravía, lo de esta primer semana post-elección es evidencia clara de que no solo mantiene, sino que fortalecerá ese modelo político repudiado en las urnas por 10,5 millones de personas. Y se ha armado un aquelarre politiquero en el que ya vuelan el extraño Partido de la U con su veleidosa jefa, el Partido Liberal con un líder expresidente cuya tarea fundamental es conseguirle puesto a su hijo Simón y, ¡oh, sorpresa!, los godos del Partido Conservador, siempre tan obsecuentes con lo que se llame burocracia, no importa si a quien apoyan tiene principios o finales, o no tiene, o es radicalmente contrario al ideal conservador. Y Roy, cual eficaz titiritero. Señor presidente Petro: los que no votaron por usted también pagan impuestos.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto