sábado, 17 de noviembre de 2018
Zona franca/ Creado el: 2014-03-30 03:55

Zona Franca: La maravilla de tener un ‘presidente-candidato’

No hay nada mejor que tener un presidente que aspire a la reelección. El mandatario de los colombianos, Juan Manuel Santos Calderón, llegó ayer a Neiva y de un solo plumazo solucionó dos grandes problemas de los huilenses.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | marzo 30 de 2014

Las Ceibas se respetan

"No se hará ni sísmica ni exploración petrolera en Las Ceibas", dijo Santos Calderón en desarrollo de la reunión con todos los alcaldes del departamento. El mandatario fue enfático en que desde Presidencia no se permitirá ni sísmica ni exploración petrolera en la zona del río Las Ceibas, reiterando que esta es la fuente hídrica más importante de Neiva, de la que se surte el agua para el acueducto municipal, por lo que dijo no es posible la exploración ni explotación.

 

No más carrotanques

Pero esto no fue todo. En desarrollo de la misma reunión, el presidente Juan Manuel Santos Calderón anunció que el transporte de crudo que se hacía por las vías del Huila, en adelante se hará por el vecino país de Ecuador. Recalcó que ya hay la autorización y que todo está acordado para que en máximo una semana, se termine el elevado tránsito de carrotanques por las vías del Huila, hecho que ya ha dejado varias pérdidas humanas y afectaciones por contaminación de fuentes hídricas.

 

Y como candidato

Las anteriores fueron las actuaciones como presidente de la República. Como candidato se reunió con empresarios del Huila a quienes pidió el apoyo para permanecer cuatro años más en la Casa de Nariño. A ellos les dijo que su prioridad es fortalecer el sector empresarial, en el entendido en que allí está la solución para combatir el desempleo. También inauguró su sede política en Neiva, acompañado de Gloria Cecilia Gómez, gerente de la campaña y de Julio Cesar Triana quien desde ahora obra como coordinador del proceso político en el Huila.

 

Cero nervios

Ante los malintencionados comentarios que han circulado, podemos asegurar a todos los laboyanos y huilenses en general, que el alcalde Pedro Martín Silva no se está muriendo, ni tiene enfermedad terminal como lo han dicho algunos.

Efectivamente el mandatario se encuentra en Bogotá, incapacitado, pero no es nada grave. Se trata de la fractura de un par de costillas, fruto de una caída mientras montaba bicicleta, su gran afición. Lo que nos contaron es que el alcalde no pensó que el golpe pasara a mayores, se descuidó y ahora que lo revisó el médico, le ordenó reposo absoluto mientras sanan las costillas… “tenemos Pedro Martín para rato, incluso para que sea gobernador”, dijo un curtido y muy godo laboyano.

 

Quién será el heredero político

A propósito de finalización de mandatos, no de fallecimientos, el panorama político con miras a suceder en el cargo a Pedro Martín Silva no está muy claro. En primer lugar porque Gladys Canacue, contrario a lo que se esperaba tras la derrota en su aspiración a Cámara, ya dijo que no le jalará y que prefiere la tranquilidad de un buen puesto en el Gobierno Nacional, tarea que le corresponde a su jefe, el senador Hernán Andrade.

 

Tampoco

La que también dijo no fue Consuelo González, quien terminó muy sentida con su jefe político, quien puso todo su empeño y fuerza electoral en Florita, dejándola a ella literalmente desamparada. Ella no quiere saber de política -por ahora- por lo que dijo que no le interesa la alcaldía de su pueblo.

 

¿Quiénes quedan?

Dicen que el alcalde Pedro Martín no está impulsando a ninguno, sin embargo, su actual secretario de Educación podrá ser, pues los otros que suenan –de afuera de la adminstración- están desgastados, como el caso de Ricardo Ayerbe que quiere ser el candidato de Uribe a la Alcaldía de Pitalito o de Miguel Rico. Amanecerá y veremos dijo Pedro Martín.

 

El verdugo de Géchem

Analizando la debacle en la votación del senador Jorge Eduardo Géchem Turbay, la que en este instante lo tiene sin curul y por fuera del Senado, encontramos un personaje que indudablemente, electoralmente hablando, le hizo mucho daño. Se trata de Milton Árlex Rodríguez Sarmiento, un abogado de la Pontificia Universidad Javeriana, en la actualidad es Senador de la República, nacido en Guasca, Cundinamarca. Pues resulta que este personaje sacó en Garzón, sin venir nunca al Huila y sin ofrecer nada a los garzoneños, la no despreciable suma de 1240 votos, mientras que Géchem apenas llegó a los 600.

 

¿Cómo logro los votos?

Fácil, como suele pasar. Se contacta desde la fría Bogotá a un par de ‘líderes’, se acuerda el pago de una platica, se les consigna la mitad y a esperar el resultado para girar el otro cincuenta por ciento. Así se consiguen votos, sin siquiera conocer el pueblo… así de completa es nuestra democracia.

 

La esperanza es lo último que se pierde

Pero no todo está perdido para el Jefecito, quien sigue atento al escrutinio, buscando voticos por todos los lados y esperando que la vida le permita estar un periodo más en el Congreso, el último como ya lo había anunciado. Ojalá lo logre, pues al Huila le sirve y le conviene tener cinco senadores, sobre todo de la talla de Géchem Turbay.

 

Felicitaciones

Un saludo especial para el equipo periodístico de “Quién”, la revista de actualidad, un gran esfuerzo de Eduardo Barón, amigo y aliado de esta Casa Editorial. Esta es la portada de la más reciente edición.