Diario del Huila

27 militares aceptaron culpabilidad por ‘falsos positivos’ en Huila

Feb 2, 2024

Diario del Huila Inicio 5 Huila 5 27 militares aceptaron culpabilidad por ‘falsos positivos’ en Huila
Advertisement

Integrantes del Batallón de Infantería No. 26 ‘Cacique Pigoanza’ (BIPIG), el Batallón de Infantería No. 27 ‘Magdalena’ (BIMAG), la Agrupación de Fuerzas Especiales Urbanas No. 11 (AFEUR 11) y la IX Brigada perpetraron 200 asesinatos, incluyendo 32 desapariciones forzadas, así como ocho tentativas de homicidio.

Diario del Huila, Primer Plano

Ante la Sala de Reconocimiento de la Justicia Especial para la Paz JEP, 27 integrantes del Ejército Nacional, que operaron en Huila entre 2005 y 2008, aceptaron haber participado en la ejecución de un plan criminal para exhibir como resultados operacionales legítimos homicidios perpetrados en combates simulados. Los uniformados aceptaron que el objetivo era dar una falsa sensación de seguridad a la población civil, así como alcanzar beneficios profesionales y mayor legitimidad institucional.

Entre ellos están Orlando Pico Rivera y Ricardo Andrés López García, dos antiguos comandantes del Batallón de Infantería No. 26 ‘Cacique Pigoanza’ (BIPIG), así como Leonardo Ayala Remolina, antiguo comandante de la Agrupación de Fuerzas Especiales Urbanas No. 11 (AFEUR 11), adscrita a la IX Brigada.

Además de estos tres tenientes coroneles, todos los oficiales que integraron la plana mayor del BIPIG aceptaron responsabilidad, así como tres integrantes de la plana mayor del Batallón de Infantería No. 27 ‘Magdalena’ (BIMAG).

Se trata de los tenientes coroneles: Alejandro León Campos, Faiver Coronado Camero, Jair Arias Sánchez, Luis Carlos Aguilera Quintero, Domingo Peña Cepeda, Mario Hernán Duarte Méndez y Ómar Oswaldo Ojeda Oliva. Ante la JEP reconocieron responsabilidad los comandantes de los batallones investigados que, para la época de los hechos, se encargaron de dar las órdenes para implementar la política (presión por bajas en combate como único resultado operacional tangible válido) que se trazaba desde la IX Brigada y que la Sala de Reconocimiento documentó mediante tres patrones macrocriminales descritos en la investigación.

A la lista de reconocimientos, que se dan en el marco del Caso 03, que investiga los mal llamados ‘falsos positivos’, se suma tres mayores: Francisco Adrián Álvarez Calderón, Julián Andrés Calderón Motta y Felipe Andrés Ramírez Gómez. Así como tres capitanes: Jesús Mauricio Jiménez Botina, Miller Damián Forero Cruz y Carlos Mahecha Bernal.

Los seis suboficiales imputados a través del Auto de Determinación de Hechos y Conductas: Carlos Mahecha Bernal, Desaix de Jesús Palomino Mejía, Fernando Riveros Sarmiento, William Andrés Capera Vargas, Carlos Hernán Rodríguez Vera y José Roldán López Cerón, además de los soldados profesionales Luis Rodolfo Mulcué Sanza, Willinton Espinosa Baquero, Roberto Yesid Quintero Quintero, Francisco Javier Castañeda Alfaro y José Yaty Anacona Bueno también aceptaron responsabilidad.

200 asesinatos, entre ellos 32 desapariciones forzadas, además de ocho tentativas de homicidio, fueron reconocidos por militares en el Huila.

Crímenes de lesa humanidad

Los comparecientes, imputados por crímenes de guerra y de lesa humanidad, reconocieron por escrito su responsabilidad en la comisión de 200 asesinatos, incluyendo 32 desapariciones forzadas, así como ocho tentativas de homicidio. En sus reconocimientos de hecho “ratificaron su compromiso con las víctimas, la jurisdicción y el Acuerdo de Paz”, aceptaron su responsabilidad individual y reconocieron “su participación en calidad de máximos responsables».

Pese a la amplia evidencia testimonial y de documentos militares contrastados por la Sala de Reconocimiento, los mayores generales (r) Édgar Alberto Rodríguez Sánchez y Marcos Evangelista Pinto Lizarazo, así como el mayor general Miguel Ernesto Pérez Guarnizo, el general Jaime Alfonso Lasprilla Villamizar y el brigadier general William Fernando Pérez Laiseca manifestaron que no reconocen responsabilidad.

Por su parte, el teniente coronel Carlos Yair Salamanca Robles y el mayor Ángel Fernando Carvajal Rojas tienen plazo hasta el 2 de febrero para informar si reconoce o no responsabilidad. Y, en el caso del mayor Félix Juan Carlos Araque, tiene hasta el 5 de febrero para radicar su respuesta.

Una vez venza el plazo fijado por la Sala de Reconocimiento, la magistratura fijará los términos de la Audiencia de Reconocimiento de Verdad, en la cual los comparecientes se deben referir públicamente sobre los hechos y conductas consignadas en el auto de imputación, tal como ha sucedido con los subcasos Norte de Santander, Costa Caribe, Casanare y Dabeiba.

En los casos de aquellos que no reconocieron responsabilidad, la Unidad de Investigación y Acusación (UIA) de la JEP enfrentará a los cinco comparecientes al proceso adversarial, donde, en caso de ser hallados culpables, podrían ser condenados a penas de hasta 20 años de cárcel.

Las víctimas

Andrea Yolanda Jiménez, directora del Observatorio Surcolombiano de Derechos Humanos (Obsurdh), destacó la receptividad positiva que tuvieron, tanto ella como las víctimas, al conocer el auto de determinación de hechos y conductas emitido por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Subrayó que, a nivel nacional, este auto se destaca por su exhaustividad, abarcando 850 páginas, y señalando la responsabilidad de 35 militares, una cifra significativamente mayor que la registrada en otros territorios.

Jiménez enfatizó que, si bien el auto no incluye a todos los militares involucrados en ejecuciones extrajudiciales tipo falsos positivos en el departamento del Huila, es crucial entender que el señalamiento no abarca a la totalidad de los participantes en esos eventos. Más bien, se trata de una identificación que permite establecer responsabilidades específicas de los máximos responsables, ya sea por acción u omisión.

El hecho de que 27 de los 35 militares señalados hayan asumido responsabilidad hasta ahora brinda un cierto grado de tranquilidad. No obstante, Jiménez expresó cierta aprehensión con respecto a los militares identificados como máximos responsables, quienes ocupaban roles de liderazgo en la Novena Brigada y algunos como comandantes de batallón. Señaló que experimenta una sensación agridulce y que es necesario esperar el desarrollo del proceso adversarial para determinar si los implicados serán condenados.

La directora del Obsurdh manifestó la esperanza de que, con la colaboración de los militares que ya han asumido responsabilidad, se pueda avanzar en la construcción de propuestas y en la preparación de la audiencia pública de reconocimiento programada para este año en Neiva.

Asimismo, expresó el deseo de que la Jurisdicción Especial para la Paz y los responsables identificados hasta el momento lleven a cabo el proceso de justicia restaurativa para las familias del Huila con total convicción.

Advertisement

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?