Diario del Huila, biodiversidad

De acuerdo con informe publicado este lunes, los incendios forestales dejó a unos 60.900 koalas víctimas del llamado “Verano Negro” en Australia.

Estos incendios, que comenzaron en septiembre de 2019 -antes del inicio del verano austral- y se prolongaron hasta finales de febrero de este año, calcinaron un área similar a la de Uruguay y afectaron a más de 3.000 millones de animales.

Según el estudio del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF-Australia), los fuegos provocaron muertes, lesiones, traumas, inhalación de humo, estrés por calor, deshidratación, perdida de hábitat, escasez de alimentos, aumento del riesgo de depredación y conflicto con otros animales después de huir a un bosque no quemado.

El informe titulado «Impactos de los incendios forestales sin precedentes de 2019-2020 en los animales australianos», revela que las llamas afectaron a unos 41.000 koalas de la Isla Canguro, en Australia del Sur, 11.000 en el estado meridional de Victoria, 8.000 en Nueva Gales del Sur, desde donde se hicieron virales en las redes sociales las imágenes de residentes intentando salvar a estos marsupiales de los árboles calcinados, y otros 900 en Queensland.

El director general de WWF-Australia, Dermot O’Gorman, recordó que los koalas en Nueva Gales del Sur y Queensland estaban en rápido declive antes de los incendios, debido a la pérdida de su hábitat o enfermedades como la clamidia, que les puede causar la muerte.

Además, el estudio confirma el cálculo inicial dado en su versión provisional, publicado a mediados de año, de 3.000 millones de animales afectados por los incendios, entre ellos unos 143 millones de mamíferos, 2.460 millones de réptiles, 181 millones de aves y 51 millones de ranas.

Por ende, la ONG lanzó la iniciativa «Koalas Forever», que incluye la utilización de zánganos dispersores de semillas para crear corredores de koalas, así como el establecimiento de un fondo para animar a los propietarios de tierras a crear refugios seguros para estos animales.