DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

En los últimos 15 años las cifras de envío de remesas han mostrado importantes cambios en los países donde se han presentado los mayores flujos migratorios de nacionales ya que la mano de obra colombiana calificada y no calificada en el exterior es muy apreciada.

Las cifras globales que el Banco de la República consolida, han venido mostrando año tras año récords con la llegada de esos recursos, al punto de que incluso están compitiendo con los montos de Inversión Extranjera Directa que llega hacia diferentes sectores productivos.

En 2020, año en el que se presentó la peor caída del Producto Interno Bruto (-6,8%), el envío de remesas de los trabajadores colombianos desde el exterior, superaron de manera contundente, la cifra que en el 2019 había llegado al país, justamente cuando hubo un récord de esos envíos.

El acumulado total de entrada de esos recursos cerró en US$6.902 millones, cifra superior en 2,5% con el que terminó el 2019, cuando el dato llegó hasta los US$6.733 millones. Al departamento del Huila el valor de las remesas fue de 72.2 millones de dólares, en pesos colombianos un valor aproximado de $252.700 millones, lo que representa el 1,04% del total nacional.

Solo en el mes de diciembre de 2020 llegaron al país US$693 millones en dichas remesas, según indica el banco emisor, cifra que es 8,3% superior a los US$640 millones que arribaron en el mismo mes del año anterior. Al Huila de ese total nacional llegó el 2,8% representados en 20,03 millones de dólares, cifra superior a la registrada en 2019 cuando al departamento ingresaron US$18,40 millones.

De la cifra total de remesas que llegaron a Colombia en el 2020, desde Estados Unidos llegaron US$3.572 millones, más de la mitad del monto y además representó un aumento del 10% frente a la que había llegado en el 2019. La cifra de paso, también se constituyó en la más alta enviada desde ese país. Por su parte, los huilenses recibieron de sus familiares residentes en este país la suma de US$33,88 millones, lo que representa el 46,92% de los envíos realizados desde el extranjero a personas en el departamento del Huila.

Estados Unidos representa más del 50% de la población migrante colombiana y aunque al comienzo de la pandemia se presentaron altas cifras de desempleo, la situación rápidamente se corrigió. Además, hay que recordar que con los millonarios planes de ayuda a los desempleados, los migrantes se vieron favorecidos y con ello el envío de recursos a sus familias en Colombia.

Durante el primer trimestre de 2021, las remeses recibidas por colombianos de parientes y amigos del extranjero fue de 1.936,91 millones de dólares, de los cuales US$19,75 millones han llegado al departamento del Huila.

Ese repunte en el ingreso de divisas al paquete monetario amplio que se dio en Estados Unidos, es uno de los más grandes del mundo junto con el de Japón y Alemania.

Otro países

Aparte del caso de Estados Unidos, que históricamente se mantenido como el de donde más llegan remesas, España se ha mantenido en el segundo lugar. En el 2020 llegaron desde ese país US$1.051 millones, según el Banco de la República, y durante el primer trimestre de este año los colombianos enviaron US$341 millones.

En lo respecta al departamento del Huila el año anterior fueron girados 11,1 millones de dólares. En lo corrido de 2021 los huilenses han recibido US$3,76 millones, US$0,75 millones más respecto al mismo mes del año anterior.

En los últimos 15 años los cambios más apreciables se han dado con países como Venezuela y Chile.

Mientras el primero, fue un importante emisor de remesas hasta el año 2000, que llegó a ser el segundo socio comercial de Colombia y hacia donde desde las décadas de los años 60 y 70 del siglo pasado emigraron miles de trabajadores, especialmente mano de obra no calificada.

Sin embargo, los cambios que se presentaron en las políticas económicas de ese país, sumado a la destrucción de buena parte de su aparato productivo y que generaron alto desempleo llevaron a un desplome en la remesas enviadas a Colombia por residentes en ese país.

En 2013 llegaron US$492 millones desde ese país, siendo así el último año de buenas cifras en envío de remesas, aunque ya desde el 2006 se veían fuerte altibajos. Durante el 2020 desde ese país apenas llegaron a Colombia US$860.000 y en el primer trimestre de este año la cifra llegó a US$180.000, uno de los montos más bajos de los países que contabiliza el Banco de la República. Al Huila no se reportan envíos en todo el año anterior y en lo corrido del 2021, aún no registra una remesa desde ese país.

Por su parte, Chile representa el contraste, país hacia donde, desde los últimos 15 años, se ha presentado un importante flujo migratorio colombiano y que ahora representa el tercer origen de las remesas de trabajadores.

El año pasado desde ese país se giraron US$406 millones en remesas de trabajadores colombianos y en el primer trimestre de este 2021 la cifra fue de US$106 millones. El punto de comparación es 2005, cuando desde ese país llegaron US$2,9 millones. Al Huila en 2020 desde el país austral fueron enviados 2,51 millones de dólares y en el primer trimestre del presente año US$0,51 millones.

Panamá, Perú, Ecuador y Canadá, son otros países que registran importantes crecimientos en los últimos 15 años en materia de envío de remesas a Colombia, con cifras que al cierre del 2020 fueron del orden de US$180 millones, pero que hace 15 años apenas superaban los US$20 millones.

Las remesas tienen una gran importancia en la economía de varios países de la región, incluso representando un valor mayor al 10% del producto interno bruto (PIB).

Colombia en Latinoamérica

Según apunta el informe, las remesas a América Latina y el Caribe crecieron un 6,5% en 2020 y fueron respaldadas por una economía en recuperación y un mercado laboral que mejora moderadamente en los Estados Unidos.

Asimismo indica que la mala situación económica en España, que sigue muy afectada por la pandemia, afectó negativamente a los flujos de remesas a Bolivia (-16%), Paraguay (-11,6%) y Perú (-13%) en 2020. España alberga alrededor del 10% de todos los migrantes de la región de América Latina y el Caribe.

De manera similar, las remesas intrarregionales de Ecuador a Colombia, México y Perú disminuyeron en un 20% debido a las medidas de restricción tomadas en 2020.

Las remesas tienen una gran importancia en la economía de varios países de la región, incluso representando un valor mayor al 10% del producto interno bruto (PIB), como es el caso de varias naciones centroamericanas como El Salvador, Honduras y Guatemala.