Diario del Huila, Comunidad
Por: Hernán Guillermo Galindo

Diario del Huila visitó los trabajos de reposición de acueducto y alcantarillado en una zona poblada de comercio y viviendas. Preocupa la temporada invernal y los efectos que tenga para el avance del proyecto de urbanismo.

Neiva está en obra según se entiende de los trabajos de reposición de acueducto y alcantarillado que viene ejecutando Las Ceibas Empresas Públicas con intervenciones en las comunas de la ciudad.

Al igual que en otras comunas de la ciudad los trabajos que significan progreso y modernidad causan algunos inconvenientes a quienes residen o llegan a los sectores bien porque es su lugar de residencia, o laboran en algunos de los comercios establecidos o simplemente están de paso o de visita.

Con la entrada del invierno la vía se pone más difícil para transitar.

Diario del Huila visito las tareas que se vienen desarrollando en la zona oriental de la capital del Huila sobre la Avenida Buganviles, de amplia movilización de transporte público, toda clase de vehículos para el desplazamiento de vecinos de zonas residenciales y comerciales.

Colindan los barrios Buganviles, El Jardín, El Vergel, La Libertad, La Orquídea, Las Palmas, Los Guaduales, Los Colores, entre otros, que “desde hace muchos años buscaban la recuperación del servicio público domiciliario”, comentó Griselda Tapia, del Conjunto Residencial Altos de Mallorca.

La inversión y las obras

“En la obra se invierte más de $875 millones. Contempla la optimización de la red de alcantarillado sanitario de la calle 20 entre carreras 26 y 31 en la calzada norte; calle 20 entre carreras 26 y 29; calle 20 entre carreras 30 y 31 calzada sur; calle 20 entre carreras 35 y 37 calzada sur; carrera 27 con calle 20 en una longitud de 32 metros sobre el colector principal y el drenaje de aguas lluvias sobre la calle 20 con carrera 36”, informó la administración municipal.

Aspectos de los trabajos en la calle 20 entre carreras 32 y 36

“Este proyecto, sin lugar a dudas, mejorará la calidad de servicio en lo referente a acueducto y alcantarillado de la población de la comuna oriental, que con los años cada vez se hace más urbanizada, en comercio y vivienda, demandando el mejoramiento de los servicios domiciliarios”, señaló el ingeniero de la obra Ricardo Rocha.

“La tarea social y de modernidad consiste en cambiar un alcantarillado que tiene más de 30 años de uso, en tubería de gres, que se revienta y causa cortes en el servicio, por tubería PVC y es un gran avance para la comunidad por el cambio de alcantarillado, dijo el edil Fernando Polanía, uno de quienes convocó la visita de Diario del Huila”, que cumplimos ayer domingo.

En igual sentido se expresaron comerciantes y habitantes del sector que le vienen haciendo veeduría y seguimiento a la obra pública que inició este año 2021.

“Esta es una obra muy beneficiaria para el sector porque estamos sufriendo por alcantarillado y hemos visto que lo están haciendo lo más rápido que se pueda para que no afecte el comercio que es lo más importante y está quedando muy bien. Se ve que esto tenía un material que a largo tiempo se perjudicaba. El cambio es muy positivo para todos”, expresó Marcos Saldaña, comerciante de la zona con una ferretería sobre la avenida.

En el sector después de la 32 la vía se utiliza en una sola calzada.

En la vía, además están restaurantes, locales de pollos, pizzerías, estancos, misceláneas, supermercados, ventas de carne de pollo y res, droguerías, peluquerías, entre otros muchos negocios del populoso sector.

“Se espera que la intervención con obras permita resolver contantes dificultades que los habitantes evidenciaban mediante quejas por el colapso, taponamiento, fugas, contaminación y fallas”, comentó Sergio Mariño, habitante de La Orquídea, tradicional barrio de la ciudad.

Según lo da a entender José Artunduaga, presidente de la Junta de Acción Comunal de El Jardín, lo importante es que las obra se ejecuten en los tiempos anunciados y previstos para evitar perjuicios al comercio, que genera mucho empleo para personas de la zona, y para el desplazamiento de carros, motos y personas hacia sus lugares de trabajo o a sus casas.

“Hemos visto que los trabajos avanzan, sin grandes dilaciones, y eso está bien. El problema es que por tratarse de una zona de muchas personas en trabajos y en viviendas pues la cogestión vehicular ha sido grande. Sería bueno una mayor colaboración de los agentes de tránsito para agilizar la movilidad, especialmente en las horas pico”, afirmó

Temporada de invierno

Dirigentes de esta comuna aseguran que el proceso de trabajo se ha ido cumpliendo, pero temen que la temporada de lluvias afecte el normal desarrollo de los compromisos de entrega y se vuelva un problema para la comunidad.

“Como se ejecutan obras a cielo abierto, los aguaceros han alterado en ocasiones la jornada diaria de trabajo. Obligando, en ciertos casos, a suspender temporalmente las actividades programadas”, señaló el vecino Lidio Casas.

“Cuando llueve, claro que afecta, pero se dejar de trabajar por minutos o un rato y se reinicia los trabajos. Las lluvias no van a incidir en los plazos de entrega de las obras”, dijo el ingeniero residente Jorge Pacheco, mientras da instrucciones a unos obreros que laboran con enormes tubos.

“Lo experimentado, en este punto, por las lluvias es usual en las obras civiles. Aunque hay riesgos que representa para los trabajadores cuando hay malas condiciones climáticas y por las afectaciones que causa el agua en exceso en la infraestructura, pero no es más”, explicó Lucilio Chaverra, mientras manipula una pala llena de barro.

En esta oportunidad pudimos hacer el recorrido en una distancia de un poco más de dos kilómetros entre la carrera 18 con calle 20 y la carrera 36 en el cruce de entrada a los Guaduales y la vía que sigue hacia el oriente de la ciudad.

Zona entre los barrios el Jardín, Buganviles y vía a las Palmas.

Opines

Algunos ciudadanos que notaron la presencia de Diario del Huila opinaron sobre las obras que los afectan.

Rodrigo Ledesma, estudiante de veterinaria residente en los Guaduales se quejó de la demora en la ejecución de las obras. Entre unas y otras llevamos más de un año con la vía interrumpida por sectores y ahora con la lluvia se puede retrasar aún más.

Martha Collazos, empleada de una panadería en la carrera 34 dice que el progreso tiene sus inconvenientes y en este caso no es la excepción. Ya hemos aguantado lo más debemos esperar a que terminen. La vía va a quedar en muy buen estado.

Clara Aguilar, de un salón de belleza indica, “la brecha que han dejado abierta con el invierno se llena de agua y esto aleja a los clientes que tienen dificultad para llegar al local. Con esto y la pandemia los servicios han mermado”. Pide celeridad en los trabajos.

Fernando Cuellar uno de los operarios que cuida parte de la maquinaria en la parte alta cerca a Olímpica, dice que ya pronto van a terminar. Falta pavimentar y podrán entregar.

En esta oportunidad llegamos hasta la carrera 36, pero en otra visita iremos a otros frentes de trabajo, para seguir al detalle, cómo evoluciona la avenida Buganviles como una de las principales vías de la ciudad.

Aún hay parte de la maquinaria con la que se realizan los trabajos.