Diario del Huila

Adviento: tiempo de esperanza, vigilancia  y compromiso

Dic 2, 2023

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Adviento: tiempo de esperanza, vigilancia  y compromiso
Advertisement

LA COLUMNA DE TOÑO

Por el P. Toño Parra Segura. –  padremanuelantonio@hotmail.com

Para la liturgia de la iglesia el Adviento siempre fué un tiempo significativo, fuerte y de intensa espera de la venida del Señor que se renueva cada año en la Navidad.

Viene la palabra del latín “advéntus”, “venida” y surgió hacia el siglo IV en la tradición de la Iglesia Latina como preparación para la Navidad. Se divide en dos partes, una hasta el 16 de diciembre y otra del 17 al 24. En la primera, las profecías mesiánicas orientan hacia la venida escatológica de Cristo e invitan a la preparación de ese encuentro o con la muerte personal, o con el fin de los tiempos, con dos figuras centrales: Isaías y Juan el Bautista.

En la segunda etapa, la mirada se dirige hacia la venida histórica de Cristo actualizada ya en los ritos desde hace más de dos mil años, su personaje es María como figura protagónica, anticipada un poco en la solemnidad de la Inmaculada  Concepción  el 8 de Diciembre.

Toda venida del Señor, las tradicionales y en especial la que hace a diario en cada persona es luz de esperanza y de liberación; no es evasión de la realidad  sino trabajo en la historia de cada uno. La esperanza es don pero se hace en cada ser vivo.  Isaías anhela ya el cambio físico y espiritual. Ahora tendríamos que cambiar ya no las espadas y las lanzas, sino los aviones fantasmas, los tanques y fusiles, las minas y las metralletas por instrumentos de Paz. Que vuelvan los bueyes mansos con el guía tranquilo que los lleve lentamente por los arados. Hoy en nuestra América  latina los campos están desolados, sin gente, sin  labranzas y sin comida. Sólo se divisan  todos los días caravanas  innumerables de desplazados tanto por las fuerzas naturales, como por los enemigos de la patria. Es San Pablo  el que nos invita desde ya a “despertar del sueño, a dejar la noche  para tomar cada uno las armas de la luz”   Que nos vistamos todos del Señor Jesucristo para que dejemos las obras de las tinieblas.

Hoy se aumentan los ejércitos y crecen las vigilancias privadas de lo externo pero sigue inerme el alma de los niños escandalizados ante el secuestro  “desde  antes de  nacer”; criaturas que gritan que los dejen nacer, que no les hagan operaciones raras a sus mamás, ni hagan impotentes a sus papitos con la vasectomía, ni se repitan abusos en las iglesias, en las fuerzas armadas, ni en los educadores.

Vigilancia interna de la casa  para que nadie grite ni atropelle a la mujer  ni se le falte al respeto llevando personas ajenas a la fidelidad compartida.

Vigilancia en las vigas de las casas campesinas para que los hijos no se sigan colgando en ellas, por decepciones amorosas o fracasos económicos. Cada uno es el vigilante de su propio destino y artífice del mismo.

Que el Adviento no se confunda con el ruido, el gasto superfluo y el desvío de tradiciones milenarias. No es el tiempo para endeudarse en compras  inútiles sino la etapa del compromiso serio de “Estar en vela, y de estar preparados”  para que El Señor haga presencia,  porque ya vino y está esperando que le abran para entrar y cenar con cada  persona. Que sintamos la liberación de toda opresión, del odio, del síndrome del trabajo eficiente pero no efectivo.  La preparación de la casa  siempre es de acuerdo con el personaje que llega; en el caso cristiano es Jesús que quiere no sólo llegar, sino, habitar entre nosotros. 

Advertisement

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?