Diario del Huila

Analicemos el resentimiento

Abr 20, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Analicemos el resentimiento
Advertisement

Por: Froilán Casas, obispo de Neiva

El resentimiento es un sentimiento negativo, es desazón y fastidio hasta de sí mismo. Un resentido es una persona que se queja por todo, con nada está contenta. Ordinariamente el resentido es una persona frustrada; frustrada es la persona que ha fracasado después de varios intentos de éxito. La envidia va muy unida a la persona resentida. ¿Qué es  la envidia? Admirar con rabia -bueno, es una definición sui generis-. El resentimiento social se manifiesta en sentirse rechazado por la sociedad. El resentido social ha tenido un fracaso laboral o académico; entonces odia a las personas exitosas. El resentido se siente víctima, ubica a sus victimarios y los odia; cuando pueda emplea todos los medios para deshacerse de ellos. El resentido social se siente que todos lo rechazan y su actitud es de huida o en el peor de los casos, de agresividad. El resentido vive envenenado, intoxicado y lo que comunica es disociación. Es una persona que daña cualquier ambiente social. En Colombia y en buena parte de la cultura occidental y de modo particular en América Latina se está imponiendo una cultura de odio y de agresión. La tal llamada cultura de inclusión, está marcada por el resentimiento social. El colectivo cultural se asombra porque llega una afrodescendiente a una alta responsabilidad en el gobierno. Pues créame, es normal, ¿Por qué asombrarnos? Si ayer no llegaban, era comprensible, no tenía acceso a la educación al mismo nivel de sus demás congéneres blancos o mestizos. Los indígenas, los afros, los asiáticos tienen el mismo nivel de sus demás hermanos del planeta. ¿Cuál inclusión? Si así ha sido el desarrollo de los pueblos. Para qué renegar del pasado, si es el pasado de la humanidad. ¿Cuál equidad de género? A los cargos y responsabilidades se llega por calidad no por sexo o etnia. Saquemos de nuestro colectivo cultural la discriminación. Por favor, no generemos resentimientos sociales y étnicos. A mí no me asombra que haya afrodescendientes en las altas responsabilidades de la vida pública. A su tiempo, tuvimos un presidente afrodescendiente en el país más poderoso del mundo, el señor Barak Obama. Como van las cosas, el próximo papa será un afrodescendiente o uno que provenga del Extremo Oriente, un asiático, un filipino, por ejemplo. Por favor, prepárese académicamente y en todo sentido para asumir responsabilidades, no se sienta marginado. No le eche la culpa a la discriminación étnica, social, económica, etc., para excusar su incapacidad e ineficiencia, por qué no decir, su pereza; es por eso que usted no llega a esos llamados altos cargos. A usted no lo discriminan, usted se discrimina por sus prejuicios y sus resentimientos sociales, afectivos, étnicos, académicos, religiosos, etc. Por favor, compita, pero compita con calidad. No envidie a los que tienen y generan productividad en el país, trabaje, es el secreto del éxito. No espere que les quiten a los ricos para tapar su vacío cargado de incompetencia, pereza y holgazanería. Nos gusta escuchar los discursos henchidos de odio y de lucha de clases; todos somos colombianos y todos estamos en capacidad de ser productivos. A Dios rogando y con el mazo dando.

Advertisement

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?