Diario del Huila

Año electoral y cambios

Ene 5, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Año electoral y cambios
Advertisement

Fernando Guzmán

En el mundo se realizan más de cien procesos electorales de todo tipo cada año. Ello en sí mismo expresa el dinamismo y las preferencias por el sistema democrático con sus particularidades regionales y nacionales. Sin embargo, según distintos informes, en los últimos años se ha producido un alarmante retroceso en las democracias en prácticamente todas las regiones. El Instituto Internacional para la Democracia (IDEA) advirtió en 2021 sobre cómo a raíz de la adopción progresiva de restricciones a la libertad de expresión, así como de medidas que debilitan el estado de derecho -por ejemplo, pérdida del equilibrio de poderes- “el mundo se está volviendo más autoritario”.

En América Latina, según Latinobarómetro 2021, desde 2010 el apoyo a la democracia ha caído 14%. Y actualmente solo un 49% de la población la respalda.  Además, entre 2018 y 2020, cinco países presentan una disminución significativa en dicho apoyo: Ecuador (-17%), Colombia (-11%), Panamá (-7%), Venezuela (-6%) y Honduras (-4%). En Colombia el apoyo a la democracia está en el 43%. Es decir, por debajo del promedio regional.

En relación con la satisfacción con la democracia, la cual Latinobarómetro toma como un indicador de desempeño sobre “cómo lo están haciendo los gobiernos de turno en relación con las demandas de la población… y la forma como se usa el poder”, en la región se presenta desde 2013 un fuerte crecimiento de la insatisfacción, registrando en 2018 -antes de la pandemia- su punto más alto, un histórico 72%, y en 2020 un 70%. En Colombia solo un 17% manifiesta encontrase satisfecho con la democracia.

En medio de este panorama de crecientes tendencias autoritarias, reducido apoyo y baja satisfacción con la democracia, en Colombia se vivirá el proceso electoral 2022 -presidenciales y legislativas-. Además del peso que sobre estos acontecimientos tienen temas de la agenda pública y electoral como la corrupción, la inseguridad, la paz, el desempleo y la desigualdad, entre otros. Y en este proceso electoral hay explícita una gran expectativa de cambio. El cual, en términos del sistema democrático resultaría razonable y predecible. Pues entre otras cosas sería la manifestación de alternancia en el poder -la izquierda nunca ha gobernado-. Sin embargo, las cosas no serán tan fáciles.

En Colombia aún es muy difícil que se castigue electoralmente la reputación de los partidos políticos. A pesar de que las decisiones en el Congreso las toman dichas organizaciones. Ojalá esto se pueda expresar en las elecciones del 2022. Además, en las listas conformadas para las elecciones por los partidos se suelen promover individualidades, lo cual posibilita diluir esa responsabilidad que las colectividades políticas deberían asumir. Las elecciones legislativas de marzo son una gran oportunidad de renovación para el Congreso de la República. Sin embargo, según las listas conformadas por los partidos, la renovación será muy difícil de lograr en un porcentaje significativo.

Así las cosas, la posibilidad real de cambio y alternancia en la elección de presidente de la República cobra mayor importancia. Y con el gran poder del ejecutivo, utilizado de manera constructiva y democrática en favor del interés colectivo, impulsar los cambios que demandan los ciudadanos. Inclusive en el comportamiento de las facciones tradicionales y dominantes que se reproducen en el Congreso de la República.

Advertisement

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?