Diario del Huila

Apagones desesperantes

Nov 26, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Editoriales 5 Apagones desesperantes
Advertisement

Los huilenses estamos pagando los platos rotos en materia de suministro de energía permanente en algunos sectores del departamento y especialmente en su capital. La falta de restauración de las líneas de conducción y de transformadores, que ya han cumplido su vida útil, contribuyen a las suspensiones de este vital servicio, que es indispensable para la dinámica productiva y para el bienestar de las familias en sus residencias. La luz, el agua, el gas y el internet se han convertido en los servicios que no pueden faltar en nuestros hogares. Todos son indispensables y no pueden faltar por las necesidades rutinarias que la modernización nos ha impuesto en las últimas tres décadas. La prestación óptima de éstos, forman parte de la estructura de costos que presentan las organizaciones empresariales del sector público y privado.

Desafortunadamente, el alza sucesiva se ve reflejada en la facturación mensual, que deben cancelar estrictamente los usuarios en las fechas estipuladas por las Empresas Prestadores de Servicios. Si incumplen los pagos, inmediatamente se les suspende el suministro de estos, hasta que no cancelen con sobrecostos la respectiva reconexión. Pero si el servicio es interrumpido por culpa de estas empresas, los usuarios serán sujetos padecer el viacrucis por la falta de estos, sin que exista una retribución o compensación por los daños ocasionados por estas irresponsabilidades de las ESP. El Estado debe exigir el pago de la totalidad de los daños causados.

En nuestro país, no es así. El Estado se ha vuelto cómplice de estas irregularidades que suceden diariamente en las ciudades del país, donde se suspenden abruptamente sin aviso, la prestación de estos servicios esenciales para la supervivencia de las familias. Las deficiencias y mala calidad de los materiales de distribución, las deben pagar los usuarios. Absurdo que esto suceda en nuestro país.  Los establecimientos comerciales cerrados por no poder funcionar, productos que se pierden, viviendas sin acceso a internet, son entre otras, las afectaciones que manifiestan padecer los comerciantes y comunidad en general de varios sectores de la ciudad, debido a los cortes de energía extensos y reiterados que hace la Electrificadora del Huila.

Y ahora para completar el panorama, los anuncios del gobierno nacional, que pretende vender a los privados la Electrificadora del Huila y otras del país, en el primer semestre de la próxima vigencia, genera una incertidumbre entre todos los usuarios, dados los ejemplos de negligencia de deficiente servicio que presentan los operadores privados en otros departamentos como ocurre en la costa Atlántica, donde se ha generado un inconformismo generalizado por la mala calidad en la prestación del servicio. Los apagones frecuentes son el pan de cada día.

 

Advertisement

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?