Diario del Huila

Aquí no hay futuro

Nov 29, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Aquí no hay futuro

Carlos Yepes A.

La migración internacional constituye uno de los asuntos más relevantes de la agenda social, económica y política actual, es un tema prioritario para los próximos decenios. Nuestro departamento no puede ser ajeno a esta situación y debe constituirse en motivo de estudio por parte de las autoridades departamentales máxime cuando la parecer la consigna de muchos jóvenes coincide con que en el Huila no tienen ningún futuro.

Hay certeza de que cientos de ellos, junto con sus parejas y niños, vienen de manera permanente migrando del Huila hacia otros países especialmente los Estados Unidos y España. Casi que no hay familia, barrio o pueblo del Huila que no tenga como referencia un conocido que haya tomado esta decisión.

La migración de jóvenes históricamente ha existido, sobre todo en el contexto latinoamericano, donde las condiciones socioeconómicas no han sido las mejores a lo largo de la historia. Preocupa la forma informal en la que la mayoría lo está haciendo, sin visa y exponiéndose a pasar por lo que comúnmente se llama el “hueco”. Las consecuencias para la región no se harán esperar, un departamento sin jóvenes suficientes empieza a construir un futuro incierto y afecta notoriamente las relaciones de producción de la economía.

La migración desde el punto de vista técnico y estructural de una sociedad se entiende como un proceso normal hasta cierto límite y por diversas causas como la globalización, los deseos de superación académica e incluso temas relacionados con la familia, pero hoy existen unas relaciones más complejas involucradas en la migración internacional que identifican incluso el protagonismo de ciertos grupos específicos entre los migrantes. Dentro de lo tradicional o frecuente, como le decíamos, la globalización apunta a que en principio sea la fuerza laboral y dentro de ésta la de alta calificación la que migra pero existe hoy otro grupo específico que, si bien está incorporado en los anteriores, no recibe suficiente atención, está relegado a un segundo plano en las discusiones teóricas sobre la migración internacional y configura un elemento de referencia indispensable en el análisis de la migración internacional; se trata, en su sentido genérico, de los jóvenes.

La participación de los jóvenes en la migración internacional representa, como en tantos otros fenómenos sociales, un hecho de relevancia. Hay en este caso algunas especificidades, pues se trata de personas cuya etapa en el ciclo de vida y exposición a modificaciones de su entorno individual y social (como la adquisición incompleta de derechos sexuales, familiares, económicos y políticos) los hace potencialmente vulnerables y, al mismo tiempo, los convierte en actores sociales relevantes y dinamizadores de la sociedad. Su condición de estar próximos a insertarse en el campo laboral o, si se quiere, de conformar el componente de renovación de la fuerza de trabajo, de enfrentar decisiones sobre la conformación de un hogar, de extender y finalizar sus estudios, entre otros múltiples aspectos que se pueden materializar en virtud del desplazamiento hacia un país distinto al de nacimiento (o, eventualmente, de socialización temprana), representa un conjunto de aspectos que otorgan un papel particular a los jóvenes en materia de migración internacional.

De otra parte, resulta preocupante la manera en que se está desarrollando esta migración, la informalidad representada en irse sin documentos como visas o permisos de trabajo los obliga a transitar por la ilegalidad y exponerse junto con sus familias, esposas e hijos a toda clase de vejámenes al tomar la decisión de irse por el muy conocido método del “hueco”.

El departamento debe tomar cartas en el asunto, el reconocer y conocer esta realidad debe consignarse en una etapa inicial frente a la perspectiva de empezar a visualizar y evaluar los cambios futuros y las diversas manifestaciones que tendrá en la pirámide poblacional del departamento la cual se verá afectada en su composición a futuro con la consecuente afectación de las relaciones de producción del departamento donde de seguir así será una región poblada en su mayoría por adultos mayores sin jóvenes suficientes para impulsar y mantener la dinámica económica necesaria para lograr el desarrollo económico de la región que aún seguimos esperando.

Por ahora motivemos a nuestros jóvenes para que no desfallezcan en el ánimo de construir región, que amen y vivan por el Huila, así estén lejos de él, que no olviden sus ancestros y sus legados. A los dirigentes que actúen con mayor responsabilidad y honestidad pues para eso son designados, para crear condiciones de vida digna para los huilenses y no para motivar con sus acciones este tipo de fenómenos como la migración de nuestros jóvenes que en últimas solo contribuye a poner en riesgo el futuro del Huila. Sigo insistiendo en que necesitamos “Un Acuerdo Para Vivir Mejor”.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?