La plenaria del Senado le dio vía libre al ascenso de 46 oficiales de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional, que fueron presentados por el Gobierno para su aprobación.

La sesión se adelantó en medio de polémica, ya que los integrantes de la oposición se retiraron del recinto con el argumento de que tres de los uniformados están siendo cuestionados en casos de falsos positivos y de corrupción.

El senador Iván Cepeda dejó una constancia en la que señala que es lamentable promocionar miembros de la Fuerza Pública cuando presuntamente han cometido violaciones de los derechos humanos.

Existen de que dos brigadieres generales del Ejército, incluidos en la lista de 46 candidatos a ascenso, estarían vinculados con ejecuciones extrajudiciales y otro tiene denuncias penales por actos arbitrarios relacionados con la operación silencio y hechos de corrupción”, sostuvo.

Cepeda dijo que los cuestionamientos recaen sobre los generales Marcos Evangelista Pinto y Edgar Alberto Rodríguez, quienes según él, están denunciados por 41 y 22 casos de falsos positivos; además de señalar al general Mauricio Moreno dentro del escándalo de corrupción en el Ejército.

Sin embargo, el senador José Luis Pérez, integrante de la Comisión Segunda, advirtió que ninguno de los oficiales está impedido para recibir la promoción.

No hay condena alguna de estos 46 oficiales, no hay ni siquiera una resolución de acusación en contra de estos oficiales, no hay un fallo en firme ni en la Contraloría, ni en la Procuraduría General, no hay ninguna condena ante la Fiscalía, ante la Corte Suprema, ante la Justicia Penal Militar e inclusive ante la JEP”, sostuvo.

Lo mismo señaló el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, quien indicó que todos los uniformados cumplen con los requisitos establecidos en la Constitución para ser ascendidos. Además, denunció una campaña para deslegitimar a la Fuerza Pública y dijo que las responsabilidades son individuales y no deben recaer sobre toda una institución.

Desconocer el debido proceso, el derecho de defensa, la presunción de inocencia y todas las que están consagradas, es un atentado a la institucionalidad. De esta manera se materializa la campaña de deslegitimación contra la Fuerza Pública”, sostuvo.

Los integrantes de la oposición, como el senador del partido Farc, Carlos Antonio Lozada, dejaron constancia de la necesidad de revisar la doctrina militar en Colombia, que según él, es contraria al acuerdo de paz.