La registradora municipal de San Pablo, en Nariño, Carol Coral, fue objeto de un atentado por desconocidos que hoy la tienen en un centro hospitalario de Pasto bajo estrictos cuidados médicos.

El hecho se registró en la tarde de este viernes cuando la funcionaria -en circunstancias que son objeto de investigación por parte de las autoridades- recibió tres impactos de bala en su cuerpo, por lo que de inmediato fue trasladada hasta un hospital de la capital de Nariño, donderecibe atención médica y su estado actual de salud se mantiene en absoluta reserva.

El registrador nacional del Estado Civil, Alexander Vega Rocha rechazó de manera contundente y solicitó a las autoridades competentes investigar y dar con el paradero de sus autores.

“Lamentamos confirmar que en la tarde de este viernes nuestra registradora de San Pablo en el departamento de Nariño fue atacada con arma de fuego”, y añadió que repudia de manera categórica este hecho.

“Yo pido a las autoridades rapidez en las investigaciones para dar con el paradero de los responsables”, dijo el funcionario.

De acuerdo con las primeras informaciones que recibió el funcionario en su despacho en Bogotá, “la registradora municipal recibió tres impactos de bala, por lo que fue trasladada a un centro asistencial de la ciudad de Pasto, en donde recibe atención médica de alto nivel”.

Ponemos a disposición de los investigadores todo lo necesario para esclarecer estos hechos, mientras elevamos plegarias por la salud de nuestra funcionaria.

Vega aseguró que las autoridades en Nariño desconocen los móviles del hecho y emprenden las averiguaciones que permitan establecer las causas y autores del atentado, que ha causado grandes reacciones de repudio en toda la comunidad de un municipio que siempre se ha caracterizado por el ambiente de paz y tranquilidad.

“Como entidad, ponemos a disposición de los investigadores todo lo necesario para esclarecer estos hechos, mientras elevamos plegarias por la salud de nuestra funcionaria”, aseguró el registrador nacional.

También comunicó a la ciudadanía en general que la Registraduría Municipal de San Pablo permanecerá cerrada y custodiada por las autoridades, con el fin de garantizar la seguridad de la documentación que allí reposa.