Por: Hugo Fernando Cabrera Ochoa

La Cooperación Internacional es la relación que se establece entre dos o más países, organismos u organizaciones de la sociedad civil, con el objetivo de alcanzar metas de desarrollo consensuadas. Dicha intervención juega un papel muy importante en la promoción y el apoyo técnico y financiero, de las actividades de población y desarrollo, en los territorios. Esta colaboración, además de asistencia financiera, incluye la provisión de equipos e insumos, asesoría técnica y capacitación.

En el transcurso de la semana que termina, el gobernador Luis Enrique Dussán López tuvo la oportunidad de reunirse con el embajador de Canadá Marcel Lebleu y expuso ante él todas las fortalezas y oportunidades del departamento, buscando la consecución de ayudas provenientes de este importante país.

Ante lo presentado por el ejecutivo departamental del Huila, el alto funcionario de la nación del norte expresó que los intereses son de cooperación en temas agropecuarios, productivos y de cooperativismo, especialmente dirigidos a productores del campo. Una excelente noticia para los huilenses.

A raíz de este hecho, me parece fundamental enunciar en esta columna de opinión, que uno de los principales motivos por los que la cooperación internacional es necesaria para el equilibrio mundial, son las diferentes áreas sobre las que se trabaja. Por eso deseo presentar brevemente las líneas de actuación que se siguen en la ayuda internacional y la importancia de seguir buscando mecanismos para desarrollarlas.

Como primera medida está el área de la salud. Sobre este tema, la Agenda de Salud Global se centra sobre todo en el control de enfermedades infecciosas y programas de salud orientados mayoritariamente a grupos prioritarios y aspectos ambientales que se relacionan de forma directa con la salud de la población de los países más desfavorecidos.

Otro campo de importancia es la educación, pues se trata de un factor fundamental en la transformación social, porque ayuda a crear nuevas generaciones implicadas y conscientes de las necesidades del planeta.

Un tema de vital importancia es el relacionado con el medio ambiente, debido a que la salud del planeta y el desarrollo de la población están muy unidos, pues es claro que nuestra supervivencia depende de la salud de nuestros ecosistemas, que son la fuente de producción de nuestros bienes y servicios. Por eso, gran parte de los fondos para cooperación internacional se orientan precisamente a la preservación del ecosistema, a través de políticas de reducción de las emisiones contaminantes o de la reforestación.

Finalmente, el otro asunto de gran preponderancia es la reducción de las desigualdades, por ello muchas organizaciones y países desarrollados, apuestan por el desarrollo con equidad, que además es uno de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030, cuya meta es poder erradicar la pobreza en todas sus formas y combatir las desigualdades dentro de los países.

Me parece sumamente importante que se desarrollen este tipo de gestiones de alto nivel para apoyar con determinación a quienes verdaderamente lo necesitan.