Para los caficultores la situación de buenos precios internacionales del café no es una dicha completa ya que lo que ganan en la venta del grano se va para pagar altos costos por los insumos.

Preciso cuando los productores cafeteros se están beneficiando con los precios externos y reciben más por la cotización del dólar, a la vez tienen que hacer frente a enormes costos para poder comprar los insumos importados.

Es la realidad del sector hoy en día, a la que se debe adicionar que, por los altos precios del grano, un grupo de productores está incumpliendo los contratos que firmaron con las cooperativas caficultoras.

El grano sigue registrando buenos precios en la carga interna y en la Bolsa de Nueva York. Por ejemplo la libra de café registró US$1,8310 en el mercado bursátil foráneo y a nivel interno llegó a $1.665.00, es decir casi $600 de más desde enero de este año cuando registró $1.066.000.

Esos altos precios han originando, como se dijo, que los productores no estén cumpliendo los contratos a futuro que cerraron con las cooperativas a $1.100.000, un precio menor. Es por eso que los productores están decidiendo vender sus cosechas a terceros, incumpliendo de esta manera los contratos, lo que pone en riesgo la comercialización del grano porque son las cooperativas las que venden el producto a la Federación Nacional de Cafeteros y esta se encarga de exportarlo.

Roberto Vélez, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, reconoció en su momento que “ya hay productores a los que les han pagado con las bonificaciones $2 millones”, cuando un medio de comunicación le preguntó si era posible que la carga interna en el país llegara a ese precio.

Esta preocupación por los incumplimientos de café, se suma al hecho de que en agosto bajó la producción de café en el país por los coletazos del paro nacional. De acuerdo con la Federación Nacional de Cafeteros, la producción de café de Colombia en agosto fue de 915.000 sacos de 60 kg de café verde, 16% menos frente a 1,1 millón de sacos registrados en agosto de 2020.

Así mismo, en lo corrido del año (enero-agosto) la producción superó los 7,8 millones de sacos, pero se trata de 8% menos frente a los más de 8,5 millones de sacos del mismo periodo anterior.

La Federación explicó que los bloqueos en las vías y en los puertos no permitieron embarcar el grano, especialmente en Buenaventura, lo que generó un represamiento en los puertos, el cual hasta ahora se está terminado de solucionar.

No obstante, las exportaciones de café crecieron 1% en el año corrido (enero-agosto) hasta casi 8,1 millones de sacos de 60 kg de café verde frente a los 8 millones exportados en el mismo periodo de 2020.