Julián Fernando Cantillo Liberato, ‘CJ Funk’, de 22 años; William Javier Serrato Morales ‘William’, de 26; y Kevin Mauricio Morea Gómez, ‘Kevin’, de 19, fueron capturados por estar presuntamente involucrados en actos vandálicos el pasado 1 de mayo en la capital huilense.

Los tres hombres harían parte de un grupo denominado Los Capuchos, y fueron detenidos tras un trabajo coordinado entre tropas del Batallón de Artillería N.° 9 Tenerife, de la Novena Brigada; la Policía Metropolitana de Neiva; y la Fiscalía General de la Nación.

Contra ellos pesaba una orden de captura vigente por los delitos de violencia contra servidor público, daño en bien ajeno, obstrucción de vías, constreñimiento, lesiones personales y lanzamiento de objeto peligroso, pues algunas de las acciones que se les endilga es la incineración de una motocicleta de la Policía Nacional, otras dos vandalizadas y graves afectaciones a dos establecimientos comerciales.

Así mismo, para esa fecha, se presume su vinculación en los hechos donde resultaron lesionados ocho funcionarios de la Policía Nacional y atacada una ambulancia de la misión médica.

Cantillo Liberato, Morea Gómez y Serrato Morales, quien presenta anotaciones por los delitos de Violencia Intrafamiliar, Inasistencia Alimentaria, Tentativa de Homicidio y Hurto, fueron dejados a disposición de un juez de control de garantías, quien en las próximas horas definirá su situación jurídica.

Las autoridades también investigan la relación de estos con el Grupo Armado Organizado residual Segunda Marquetalia que, según las autoridades, estaría manipulando e instrumentalizando la protesta social para generar hechos vandálicos que afecten el orden público en el Huila.