Sentencias por darle casa por cárcel a un narco, contra un juez que dilató un juicio 7 años y una sanción a una abogada que engañó a su cliente en un trámite pensional hacen parte de las 346 providencias que adoptó la Comisión Nacional de Disciplina Judicial en sus primeros 100 días de operación.

Esta comisión se conformó en enero, más de 4 años después de que debió reemplazar a la cuestionada Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, con la función principal de sancionar disciplinariamente a jueces, abogados y otros empleados de la Rama Judicial.

En ese sentido, de los 346 proyectos que estudiaron en estos meses los 7 magistrados que integran la Comisión, 135 fueron sanciones disciplinarias, 186 fueron terminación del procedimiento disciplinario, tres corresponden a nulidades, nueve providencias resolvieron continuar con la investigación disciplinaria, en cinco se decretaron pruebas, uno determinó un pliego de cargos y siete fueron declaraciones de impedimentos.

De sus antecesores, la Comisión heredó 5.404 expedientes, que se sumaron a 196 más que llegaron este año, para un total de 5.600 que los togados han tenido que adelantar a contrarreloj porque de los procesos que recibieron de la Sala Disciplinaria, 1.205 prescriben este año, explicó el magistrado Julio Sampedro, presidente de la Comisión.

“Los 1.205 procesos que prescriben este año tienen fechas muy apretadas, hemos tratado de darles una prioridad a los procesos, una tarea titánica que realizamos contra el tiempo, pero hemos logrado unos buenos índices para resolverlos”, explicó Sampedro, quien añadió que además de la priorización por tiempos de prescripción, también se han tenido en cuenta criterios como dar prioridad a casos en los que estén en juego derechos fundamentales.

De 5.600 procesos que hay actualmente, 3.044 son contra abogados; 2.404, contra funcionarios; 69 procesos están asociados a auxiliares de la justicia, 38 procesos son adelantados contra jueces de paz –particulares elegidos para resolver pacíficamente conflictos en la comunidad– y 45 a otros asuntos. Con todo esto, cada magistrado tiene hoy en su despacho, en promedio, 772 casos, por lo cual, describió el presidente de la Comisión, ha sido un esfuerzo grande “y con recursos muy limitados”.