DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

La Superintendencia Financiera creó el ramo que permite a las aseguradoras ofrecer el llamado seguro Decenal. Los ministerios de Vivienda y de Hacienda adelantaron la reglamentación a través del decreto 282 de 2019 definiendo las características de este nuevo seguro.

A partir de 2022 empezará a operar el seguro Decenal, una herramienta de protección para los futuros compradores de vivienda, un mecanismo para responder a los propietarios de vivienda y a terceras personas afectadas en caso de que la edificación sufra daños materiales que hagan que esta colapse, perezca o amenace ruina.

El seguro inicialmente iba a arrancar en 2020, pero ante la pandemia del coronavirus se aplicó una prórroga, sin embargo, los mecanismos del seguro al comprador pueden comenzar su operación, ante la efectividad de la reactivación.

La Superintendencia Financiera, mediante la circular externa 25 del 3 de octubre de 2019, creó el ramo que permite a las aseguradoras ofrecer el llamado seguro Decenal, una de las formas de protección que todo proyecto de vivienda nueva deberá tener pata cubrir la estabilidad de la obra, y los riesgos de perecimiento o amenaza de ruina de la edificación por vicios de la construcción, del suelo, o de los materiales.

Un mecanismo de protección como el seguro será necesario en todos aquellos proyectos cuya licencia de construcción haya sido presentada para aprobación después del 21 de febrero de 2021, aunque podría ser adquirido de forma voluntaria para proyectos anteriores a los que no les aplique la nueva normativa.

Protección al comprador

La resolución se origina en la ley 1796 de 2016 donde se estableció la obligación para todo constructor de vivienda nueva, cuya licencia sea aprobada a partir de dicha fecha, de amparar los riesgos mencionados en edificaciones nueva con el fin de proteger a los compradores de vivienda de los daños ante situaciones, como ocurrió en algunos edificios como el Space, en Medellín y otros casos sucedidos recientemente.

En desarrollo de esta norma los ministerios de Vivienda y de Hacienda adelantaron la reglamentación a través del decreto 282 de 2019 definiendo las características de este nuevo seguro.

Este será un seguro obligatorio donde el tomador debe ser el constructor y los propietarios iniciales o sucesivos de las viviendas tendrán la calidad de asegurados y beneficiarios, brindando protección a quienes acrediten la propiedad de la vivienda.

El seguro debe estar vigente por 10 años y tiene una condición especial para la aseguradora “es irrevocable” desde el momento en que se expida la póliza que coincide con el certificado técnico de ocupación del inmueble, el tomador debe hacer el pago de la totalidad de la póliza. Las compañías de seguros en caso de un litigio no podrán proponer las excepciones que en condiciones normales podrían hacer frente al constructor.

Sin embargo, el seguro Decenal no será el único mecanismo de protección establecido en la mencionada ley. El constructor tiene otras alternativas como cubrir estos riesgos con su propio patrimonio, con garantías bancarias o con fiduciaria en garantía, siendo la mejor solución la póliza de seguro, en primer lugar trasladar el riesgo a las aseguradoras, expertos en la asunción de riesgos y el segundo, el costo en la mayoría de los casos puede ser más favorable que en las otras alternativas.

El objeto del seguro es cubrir los perjuicios patrimoniales que sufran los propietarios y operará por ocurrencia, que es una de las modalidades que existen en el mercado en cuanto a expedición de pólizas de responsabilidad civil; en razón de lo anterior, se tendrá como siniestro el momento en que el edificio amenace ruina o perezca, por vicios en la construcción, el suelo o en los materiales, en los términos del artículo 2060 del código civil.

Beneficios del seguro Decenal

Dentro de los beneficios que trae la adquisición del seguro Decenal están el proteger el patrimonio, no solo de los compradores de vivienda, si no del constructor o enajenador de vivienda, teniendo en cuenta la obligación contemplada en la Ley 1796 de 2016 – Ley de Vivienda Segura.

Garantizar que los proyectos de vivienda, en los cuales se invierte como comprador, cuenten con la protección, y con los requerimientos de Supervisión Técnica Independiente exigidos por la ley.

Así mismo que las condiciones económicas y técnicas sean favorables que le permitan al constructor contar con un instrumento financiero para cubrir (reparar, resarcir) los perjuicios patrimoniales causados a los propietarios que se vean afectados.

Contaría así mismo con el respaldo de una compañía vigilada por la Superintendencia Financiera de Colombia y de reaseguradores con la más alta calificación de solidez financiera.

¿Cuál será el costo?

La tasa que aplica la aseguradora varía dependiendo de las características del proyecto, de la ubicación, los materiales de construcción, etc.

Hay que tener en cuenta que en el seguro de todo riesgo construcción las tasas pueden estar por el orden de 0,80% a 1,80% (por cada mil pesos de valor asegurado) sobre los costos directos de la construcción. Para el caso del seguro Decenal los costos pueden estar entre 0,80% a 1,20% o más, esto es 10 veces lo que cuesta el seguro de todo riesgo construcción.

El Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, reveló que entre 2021 y 2030 se espera que se construyan 2,5 millones de viviendas y que 99% de estas sean cubiertas con el seguro Decenal.

DESTACADO 1

El objeto del seguro es cubrir los perjuicios patrimoniales que sufran los propietarios y operará por ocurrencia, que es una de las modalidades que existen en el mercado en cuanto a expedición de pólizas de responsabilidad civil.