Los colombianos creen que su situación económica está peor que la de 2020, según informe de encuesta de Fedesarrollo. Abril registró la peor confianza de los consumidores, la cifra se ubicó en -34,2%. Estas cifras reflejan la incertidumbre de los hogares frente a la reforma fiscal y los impactos de los bloqueos.

DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

De acuerdo con la Encuesta de Opinión del Consumidor, EOC, del Centro de Investigación Económico y Social (Fedesarrollo), la pandemia, la reforma tributaria y el paro nacional afectaron la confianza del consumidor llegando a un balance de -34,2%, una cifra que no se veía desde el peor mes de la pandemia que fue abril del año anterior. Un deterioro no solo de las condiciones económicas sino también de las expectativas.

Los resultados de abril de la EOC, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) registraron un desplome de 22,8 puntos porcentuales (pps) frente al mes anterior. Este resultado es principalmente por la disminución de 32,9% en el Índice de Expectativas del Consumidor y a una caída de 7,7% en el Índice de Condiciones Económicas.

Es de anotar que en marzo el indicador se ubicó en -11,4%, lo que significó un aumento de 3,2 puntos porcentuales (pps) frente al dato de febrero (-14,6%).

El informe reúne cinco componentes. Los primeros tres hacen referencia a las expectativas de los hogares dentro de un año, mientras que los dos restantes hacen alusión a la percepción de los consumidores acerca de la situación económica actual. Con los tres primeros se construye el Índice de Expectativas del Consumidor (IEC) y con los dos restantes el Índice de Condiciones Económicas (ICE).

Se evidenció igualmente, que la confianza de los consumidores disminuyó en todos los niveles socioeconómicos: frente al mes anterior cayó 29,1 puntos en el estrato alto; 25,2 puntos en el estrato medio y 19,3 puntos en el estrato bajo.

Disposiciones de compra

La disposición para comprar vivienda tuvo una disminución de 8,7 pps frente al mes pasado. Este indicador disminuyó en todas las ciudades analizadas con respecto al 2021. En abril se ubicó en -15,8%, lo que equivale a una caída de 8,7 pps frente al mes anterior. Para este mes, la disposición que mostraron los ciudadanos para adquirir vivienda bajó en todas las ciudades.

Los resultados del indicador de disposición a comprar vivienda desagregados por nivel socioeconómico, en abril mostraron una caída frente al mes pasado de 13,8 pps en el estrato bajo, 9,4 pps en el estrato alto y 3,9 pps en el estrato medio, relativo a lo observado en marzo de 2021.

Con respecto a la intención de comprar bienes muebles y electrodomésticos disminuyó frente al mes anterior. El balance acerca de si es un buen o mal momento para comprar bienes como muebles y electrodomésticos se ubicó en -58,7% en abril, lo que representa una caída de 6,7 pps respecto a marzo de 2021. El resultado representa una caída de 2,2 pps relativo al balance registrado en el primer trimestre de 2021.

Por su parte, respecto a la disposición para comprar vehículos, la encuesta reveló que en abril, registró un balance de -57,6%, lo que representa una disminución de 10,0% respecto al mes anterior (-47,6).

Valoración de la situación

Comparando los resultados en lo corrido del segundo trimestre de 2020 con los resultados del primer trimestre del mismo año, la valoración de los consumidores sobre la situación de sus hogares disminuyó 11,9 pps y la valoración de los consumidores sobre el país presentó una reducción de 17,5 pps.

La discusión generada en torno a la reforma tributaria tuvo un impacto en los resultados de la encuesta, gracias a la zozobra que generó este tema en los ciudadanos. El deterioro fue generalizado en todas las ciudades y refleja la incertidumbre que generó la reforma en los hogares.

Cabe mencionar que la medición del Índice de confianza tiene varios componentes, entre ellos  las expectativas de los hogares dentro de un año, la percepción de los consumidores acerca de la situación económica actual.

Entre tanto, en marzo la confianza de los consumidores había aumentado segundo mes consecutivo y se ubicó en -11,4%, lo que significó un aumento de 3,2 puntos porcentuales (pps) frente a la cifra de febrero, cuando fue de -14,6%.

Según analistas, esta recuperación gradual de la confianza de los consumidores estaría explicada por la reducción en las medidas de restricción que hubo en marzo y aunque son malas noticias, se espera que en los últimos días empiece a recuperarse el diálogo y la construcción de consensos y pueda generarse una recuperación de las expectativas y condiciones económicas de los hogares.