Tras conocerse una misiva en la que el Gobierno cubano alertaba al Estado colombiano de un supuesto atentado del ELN , el pasado jueves 11 de febrero, la canciller colombiana Claudia Blum se reunió con el embajador, José Luis Ponce, en el Palacio de San Carlos, en Bogotá.

De acuerdo con la canciller colombiana, ella le preguntó al embajador Ponce sobre datos como lugar, fechas y la fuente que le habían entregado la información, a lo que su homólogo le contestó que lo único que le podía decir ya estaba en el comunicado que había entregado.

“Él dijo que el memo que nos dejó en Cancillería era todo lo que Cuba podía informar. De ahí no se quiso salir”, afirmó Blum a Semana, e indicó que tras la respuesta le manifestó al canciller que le van solicitar por escrito esa información a la Cancillería cubana porque es muy delicada. “Es un caso de seguridad nacional y atenta contra toda la población colombiana”, resaltó la canciller.

Ante la posición de Claudia Blum, la Cancillería de Cuba entregó su versión de los hechos sobre esta información, “cuya verosimilitud no se podía evaluar, acerca de un supuesto ataque militar por parte del Frente de Guerra Oriental del ELN a realizarse en los próximos días en Bogotá”

Dice Cuba que en el encuentro “el embajador cubano entregó al vicecanciller un Memorando que contenía la información que se hizo llegar a nuestra Embajada”.

Respecto al tema de extradición, Blum agregó que, “Desde Colombia no hay agresiones a Cuba, nunca se ha dicho que es un país que patrocina el terrorismo. Le hemos pedido extradición, que es distinto. Trabajamos sobre la base del diálogo y cumplimiento de compromisos internacionales. Es un asunto de seguridad nacional muy delicado”.