Con el triunfo en la final del Open de Australia ante Daniil Medvedev, Novak Djokovic sumó su 18º título de Grand Slam y estrechó de nuevo el cerco sobre Rafa Nadal y Roger Federer, que acumulan 20, en la carrera por la supremacía histórica. El serbio está a dos trofeos del español y el suizo y en los últimos cuatro años ha apretado en su intento de superarles.

Con 33, uno menos que Nadal (34) y seis más joven que Federer (39), en los últimos cuatro cursos ha reducido sensiblemente la diferencia que le sacaban en la pelea, que ahora vuelve a estar muy apretada. En 2017, el balcánico se quedó en blanco, con 12 trofeos en majors.

El de Basilea lideraba en solitario con 19 y el de Manacor estaba por detrás con 16. Desde entonces, Nole ha sumado seis más (tres en Australia, dos en Wimbledon y uno en el US Open), Rafa cuatro (tres en Roland Garros y uno en el US Open) y Roger sólo uno (Australia).

La lucha volverá en París, donde se espera que jueguen los tres, y continuará en Londres y en Nueva York, si la situación mundial por la pandemia del coronavirus no lo impide. Nadal es muy favorito en el siguiente grande, que ya ha ganado 13 veces, y Federer podría tener opciones de resucitar en Wimbledon, mientras que el US Open se presenta muy abierto entre el balear y el de Belgrado.

Su dominio se extiende desde 2003: al menos uno de ellos ha estado en 64 de las últimas 70 finales y entre los tres han ganado 58 títulos. Los otros 12 se los reparten entre Wawrinka (3), Murray (3), Roddick, Gaudio, Safin, Del Potro, Cilic y Thiem., el último que les ha discutido tamaño dominio, el año pasado en Estados Unidos.