Alfonso Vélez Jaramillo

El Concejo le aprobó al alcalde de Neiva Gorky Muñoz Calderón, dos proyectos fundamentales para apalancar su obra de gobierno, con los que debe demostrar su capacidad de gestión en los próximos tres años que le faltan.

El primero, es la autorización para contratar un empréstito por sesenta mil millones pesos, con destino a la reactivación económica, mediante la generación de puestos de trabajo, a través de la inversión pública.

El segundo, la autorización para crear una empresa de economía mixta que operará y modernizará el alumbrado público, aunque no será por 30 años como lo pidió el alcalde, sino por 15 años.

Debe expresarse sobre el empréstito, que la pignoración de las rentas, es la única posibilidad que tienen los mandatarios de las entidades territoriales para hacer sus obras, porque plata no hay ni aquí, ni el en el alto gobierno.

La difícil situación económica por la pandemia, aparte de los males para la salud y la vida, tiene demoledores efectos económicos, financieros y sociales, en todo el mundo y Neiva no es la excepción.

Hay en la oposición un grupo de puntiagudos pro políticos puros que acompañó el gobierno de Lara y votó por Casagua y ninguno dijo algo, cuando este, estuvo a punto de dejar endeudada la ciudad por 30 mil millones, faltándole menos de un mes para terminar su período, casi todos estaban en el Gobierno y lo aplaudían.

El alcalde Gorky les salió adelante y está demostrando discernimiento gestionando sus recursos para que no le lleguen los últimos días sin saber qué hacer presentando obras mentirosas y resultados fantasiosos. Son gajes de la política, pero atacaron frenéticamente hasta con periodistas a bordo a Gorky, aunque no hubo fundamentos jurídicos sólidos, solo ofensas sin argumentos serios.

El empréstito lo utilizo Bogotá con 10 billones de pesos, Ibagué con 100 mil millones, Cali con 600 mil y, sucesivamente casi todos los municipios de país, inclusive Medellín, que aparentemente cuenta con mejores condiciones económicas y fuentes propias de ingresos.

El empréstito del alcalde Muñoz Calderón, fue acreditado por el Gobierno Nacional mediante Decreto 678 del 20 mayo de 2020. El presidente Iván Duque, autorizó la gestión tributaria, financiera y presupuestal a las entidades territoriales, para impulsar la reactivación económica, luego de la catástrofe social pandémica.

En Neiva, saben de la seriedad y el empeño con que me enfrenté al frustrado empréstito por 30 mil millones de pesos de Rodrigo Lara Sánchez, a pocos meses de terminar su administración, porque Lara pensaba contratar, luego se iba, y eso no es serio.

Además, denuncié abusos contra la buena fe pública, en el proceso de legalización del proyecto en el Concejo y muy probablemente, se transgredieron normas penales, fiscales y disciplinarias.

Me lanzaron piedras, rayos y centellas, algunos ahora en la oposición, y criticando me retan para que haga lo mismo contra el gobierno Gorky, por el endeudamiento de los 60 mil millones de pesos. No escribo por asuntos personales ni por enemistad ni contra alguna persona en particular, ni utilizo ofensas íntimas.

La autorización, no es un cheque en blanco del Concejo al alcalde Gorky. De 87 proyectos específicos que presentó el mandatario, solo le autorizaron 46, la mayoría generaran millares de puestos de trabajo para reactivar la economía local, afectada por el gobierno anterior y la pandemia que debe concretar el alcalde y para ello tiene tiempo.

Con la empresa de economía mixta, aquí se juega su prestigio y su futuro político el alcalde, quien ha pedido de las entidades control hacerle seguimiento al proceso y para este servidor, es una forma de organizarse el Estado de manera descentralizada, según la constitución y la Ley, de acuerdo con los principios orientadores del derecho.

Lanzan ofensas, pero NO le dicen la verdad a la gente, el socio que escojan en concurso público, debe aportar 48 mil millones en efectivo, no llega si cinco y la ciudad debe estar en mejores condiciones antes de terminar el mandato Gorky. Hoy presentan de manera temeraria a los concejales que votaron positivo, como si fueran delincuentes, pero no hicieron lo mismo con los que le votaron los 30 mil a Lara. Más tarde sabremos quién son los héroes y quienes son los villanos.