Con la instalación de la nueva legislatura, el pasado 20 de julio, dos proyectos de ley fueron radicados en la Cámara de Representantes y el Senado de la República con el propósito de garantizar la inclusión de las personas con discapacidad visual.

El primero de ellos, el proyecto presentado por la representante Margarita María Restrepo Arango, que regula el sistema de audio descripción en el país, faculta a quienes son ciegos o tienen baja visión, la recepción y entendimiento de toda la información contenida en las diferentes producciones audiovisuales nacionales o locales como noticias, programas educativos, culturales, etc. por sí solos, a través de esta descripción en audio.

Así mismo, el proyecto de ley tiene por objeto garantizar el derecho al uso de perros guía para personas con discapacidad visual, así como el acceso a lugares públicos o privados de uso público y a los medios de transporte, en todas sus modalidades.

El proyecto de ley 201 de 2020 Senado también propone el uso legal del bastón blanco con extremo inferior rojo, erigiéndose como una herramienta para su desplazamiento y como un símbolo identitario, que deberá ser entregado gratuitamente por las entidades promotoras de salud EPS o el Sisbén a quien lo solicite. Además de fijar, cada año, el 15 de octubre como fecha alegórica del bastón blanco. Un instrumento que se usa desde hace más de 80 años, pero no tiene respaldo jurídico.

Por otro lado, también ha tomado fuerza el proyecto presentado por la misma senadora, sobre el uso oficial del braille que dentro de sus principales enunciados está el de reglamentar el uso del sistema braille en todos los empaques de los productos alimenticios, médicos y en servicios turísticos, así como en los sitios de carácter público. Este proyecto de Ley también pretende declarar el día 4 de enero como el día nacional del braille, en homenaje al natalicio de Louis Braille su creador. En Colombia no existe una ley que establezca el uso de este sistema de lectoescritura para los ciegos, por lo que su aprobación sería un gran avance en materia de inclusión.

Los proyectos mencionados deben lograr el consenso requerido en la nueva legislatura para que se conviertan en leyes de la República.