DIARIO DEL HUILA, ENFOQUE

Por: Rolando Monje Gómez

Los pacientes de cirugías plásticas estéticas se quedaron por fuera del quirófano desde que inició la pandemia y la ocupación de las UCI empezó a subir, afectando claramente a los profesionales y a las instituciones del sector.

La suspensión de las cirugías plásticas y estéticas en el país, como consecuencia de la emergencia por la covid-19, tienen muy preocupados a los profesionales de este sector de la salud en el país por la difícil situación económica que están viviendo.

Según la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva (Sccp), la atención de pacientes disminuyó más de 50% frente a 2019, año en el que se realizaron más de 1.130 procedimientos de este tipo en el país, según el registró de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (Isap).

Según la Sccp “hemos visto una disminución de los diferentes procedimientos que los pacientes necesitan, no solo de forma estética, sino también aquellas especialidades que se pueden complicar si no tienen una intervención oportuna”.

Colombia es de los países que más cirugías plásticas realizan anualmente.

Destino turístico

Colombia se ha destacado como un destino para el turismo médico, desde hace varios años, con lo que parte de la reducción en la cifra obedece a la llegada de menos pacientes extranjeros por los cierres fronterizos.

Este panorama no solo afecta a las clínicas o a los médicos independientes que realizan los procedimientos, sino también a otros sectores económicos: hotelería, servicios de restaurantes y otros servicios al rededor del proceso.

En abril solo ingresaron 11 pacientes al país por turismo médico, sin embargo, entre octubre y noviembre lo hicieron 2.485, según cifras de Migración. Ahora, con los nuevos cierres locales e internacionales el panorama es incierto.

Son precisamente estos cierres los que afectan a los cirujanos, la Sccp prevé que, a la fecha, 45 clínicas ambulatorias han tenido que cerrar sus puertas, lo que afecta más de 9.000 empleos directos e indirectos.

Según Proexport, la entidad estatal que promociona el turismo internacional, la inversión extranjera y las exportaciones no tradicionales, en los últimos cinco años el turismo de salud creció del 0,4 % al 0,8 %, lo que representa ganancias cercanas a 140 millones de dólares.

Siete meses sin procedimientos

Durante 2020 fueron casi sietes meses en toda Colombia sin procedimientos quirúrgicos estéticos que representó una reducción de 60% a 70% de la productividad lo que perjudicó, no solo a las clínicas y cirujanos, sino también a todo el grupo de trabajo que genera el sector.

Los profesionales del sector han visto que la demanda también ha caído por el miedo de contagiarse; y las medidas de bioseguridad dificultan aumentar el número de pacientes.

Aunque los protocolos de bioseguridad son muy estrictos dentro de los cuales se contempla no citar más de un paciente por hora cuando antes de la pandemia se atendía un promedio de cuatro pacientes por hora. en los sitios donde se ha tenido la posibilidad de funcionar, se han cumplido todas las normas de bioseguridad, lo que ha evitado los contagios alrededor del personal de la salud y en los demás funcionarios y los pacientes. Son pérdidas importantes que seguramente necesitarán de más de un año para estabilizarse.

Las UCI

El Gobierno Nacional, por la alta ocupación de Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) en varias ciudades del país, ordenó el cese de procedimientos médicos no esenciales para minimizar riesgos de incremento en hospitalizaciones generales o de cuidados intensivos. El promedio la utilización de camas de Unidades de Cuidados Intensivos por complicaciones en las cirugías plásticas fue del 0,021% en el 2019.

Sin embargo, si bien la cirugía estética no genera una demanda muy amplia de cuidado intensivo, se corre el riesgo que poco a poco sume sobre las UCI posibles emergencias que se presenten en las diferentes especialidades como otorrino, maxilofacial, entre otras.

El sector está a la espera de las disposiciones nacionales e internacionales para volver a recibir pacientes, con el temor de que estos migren a establecimientos sin regulación. Las expectativas de la Sociedad para los próximos días es que de alguna manera empiece a bajar la demanda.

Reactivación

La Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva se reunió con el Ministro de Salud, Fernando Ruiz, con el propósito de conocer cuándo se podrían reactivar todos estos servicios médicos, no solo los estéticos.

Allí expusieron al ministro las difíciles condiciones en la que están viviendo las clínicas de cirugía ambulatoria tras permanecer siete meses del 2020 cerradas y parte de este año 2021 también por las alertas rojas en todo el país.

Desde el Ministerio de Salud se hace vigilancia permanente sobre la evolución de la epidemia en las distintas ciudades, especialmente en Bogotá, Medellín y Cali, que en la última semana han dado señales incipientes de estabilización diaria, relevantes para la práctica médica.