Diario del Huila

El diálogo de Uribe Y Petro

Oct 1, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 El diálogo de Uribe Y Petro

Por: Ernesto Cardoso Camacho

Como era de esperar, el nuevo diálogo entre el presidente Petro y Uribe, desarrollado ahora en la casa presidencial dándole un carácter más formal dentro de la institucionalidad democrática, ha generado diversas reacciones y numerosas expectativas.

El contexto del nuevo encuentro se ubica a escasos 45 días de iniciado el gobierno, cuando los anuncios del propio presidente y de sus principales ministros han generado incertidumbre y en algunos sectores hasta desconfianza y temor. Curiosamente se desarrolló el mismo día de las movilizaciones ciudadanas convocadas por sectores de la oposición, en las cuales fue evidente que, en cuatro de las principales capitales; Bogotá, Medellín, Cali y Bucaramanga; la asistencia fue masiva y en completo orden, motivadas por el rechazo a las anunciadas reformas legales que cursan en el congreso.

También ha llamado la atención como cada protagonista ha comunicado a la opinión sus conclusiones sobre el encuentro. Mientras Uribe lanza un mensaje político de fondo, según el cual; es indispensable reducir sustancialmente la extrema polarización para que no se califique al gobierno como neocomunista ni al uribismo como de extrema derecha; el presidente se ha limitado a reiterar su postura reformista, colocando banderillas a los industriales y empresarios para que acepten concurrir a pagar más impuestos como mensaje de solidaridad social.

El contraste es tan evidente como difícil de asimilar. Evidente porque refleja los respectivos intereses que a cada uno le conciernen; difícil, porque al mismo tiempo refleja la confrontación ideológica que los ha caracterizado. A los seguidores de cada uno los ha sorprendido este diálogo democrático dirigido a procurar consensos que permitan la viabilidad política de las reformas. No obstante, para los petristas, es inaudito que siendo el partido de Uribe el único opositor en el congreso, el presidente acepte dialogar con su máximo contradictor, teniendo asegurada la aplanadora del legislativo a su favor.

A su vez, a los fanáticos uribistas les ha disgustado que su ídolo resigne su férrea postura ideológica frente al populismo chavista que según ellos caracteriza al gobierno.

Para muchos analistas lo que existe en el fondo del diálogo es más que una necesidad de reducir la confrontación, dado que, por una parte; la estrategia de Uribe es asumir la vocería de los empresarios, señalando oportunamente los riesgos que implican las reformas propuestas para que la economía no se resienta y pueda generar las condiciones de ofrecer empleo y bienestar social; mientras que, por otra parte; la estrategia del  presidente es mantener el contraste que le permitió el triunfo electoral y el apoyo de sus electores que optaron por el cambio.

En estas circunstancias es muy posible que entremos en una nueva etapa de nuestra frágil democracia, desgastada como elemento esencial de la representación y participación ciudadana; para conseguir un nuevo aire que le permita sobrevivir afianzando el llamado Estado de Opinión, en el cual las movilizaciones callejeras entrarían a ser las protagonistas del debate ideológico y político.     

Lo que sí es evidente es que los partidos tradicionales han desaparecido del escenario y se han consolidado como carteles de la politiquería y el clientelismo, donde sus congresistas privilegian sus intereses personales sobre los de la nación y de los colombianos. Esta circunstancia hace más visible el protagonismo de Uribe y de Petro.

La legislatura que avanza cargada de proyectos y de propuestas corre el riesgo de convertir al congreso en una torre de babel, donde el mago del clientelismo Roy Barreras pescará en rio revuelto para acrecentar su indiscutible poder.

El episodio reciente del ingreso de mascotas al congreso, causado por una decisión absurda y digna de payasos de circo dizque para enaltecer a los “seres sintientes”; es una clara evidencia de la confusión y la anarquía que hoy se observa en quienes dicen ser los representantes del pueblo que con tales espectáculos de show mediático, desprestigian aún mas lo que fuera “el recinto sagrado de la democracia”.

Si esa es la democracia que nos quieren vender sería mejor optar por la monarquía o la autocracia.

Coletilla. Desconociendo las verdaderas razones por las cuales el columnista Germán Hernández Vera anunció su retiro del periódico, es necesario recordar que la libertad de opinión es indispensable en la democracia.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila 👋
¿En que podemos ayudarte?