Si hay una ciudad a la que le ha tocado padecer los efectos de la crisis generada por la pandemia del covid-19, esa ha sido Neiva, pues como resultado de las restricciones obligadas, las cuarentenas, el pico y cédula, los toques de queda y todas las medidas para evitar que el virus se propagara llevó a que muchas empresas tuvieran que cerrar sus puertas y por consiguiente dejar cesantes a un buen número de neivanos.

Esta situación llevó a que los índices de desempleo se dispararan al punto que en el mes de junio fue de 40,6% de desocupados y durante varios meses la ciudad capital llevo este poco honroso liderato a nivel nacional, y cerrando el año 2020 como la de las cifras promedio más altas en este tema.

Al arrancar el 2021, las cosas parecían ‘pintaban’ mejor pero se endureció la protesta social, comenzaron los bloqueos, el vandalismo y las manifestaciones han sido ‘pan de cada día’, además el coronavirus ya anunciaba una nueva envestida, por lo que los comerciantes y empresarios de la región, que ya trabajaban en la reactivación económica, se vieron nuevamente afectados.

Todo lo anterior ha llevado a que desde diferentes frentes se hayan planteado estrategias para que están altas cifras de desempleo se ‘desplomen’ y Neiva pueda así reactivar su economía y que las administraciones que habían iniciado sus periodos unos meses antes de la llegada de la pandemia, puedan realmente poner a funcionar sus programas de gobierno.

Ayer el Dane dio a conocer las cifras de empleo correspondientes al mes de junio y aunque siguen siendo altas, si muestran signos de recuperación, por lo menos para el caso de la capital huilense. El índice de desempleo de Neiva es de 19,5%, presentando una variación de -0,3%, cuando el mes de mayo marcó 19,8%. No es mucho, pero algo es algo.

Y comparado el 19,5% entregado por el Dane, se puede apreciar que de junio de 2020 cuando el desempleo estaba en 40,6%, se ha logrado reducir la brecha en 21,1%, lo que muestra que las estrategias de reactivación sí están funcionando, las que se han planteado desde todos los frentes tanto públicos como privados. Aunque hay que seguir trabajando, se percibe que se va por el buen camino.

Sobre este tema hay muchas expectativas en la nueva reforma tributaria que hace trámite en el Congreso de la República y que en uno de sus apartes contempla estrategias para la creación de empleos para jóvenes y el resto de la población, además del apoyo a la nómina a un buen número de empresas del país. Ojalá estos malos tiempos se logren superar con mucho trabajo.