El problema de los patios de Tránsito se ha convertido en un tema social, económico y ambiental de grandes proporciones para los municipios del país, porque en ellos, se encuentran desde hace más cinco años, automóviles y motocicletas que han sido inmovilizados por las autoridades de las diferentes secretarías de Movilidad, por contravenciones contra el Código Nacional de Tránsito por parte de sus propietarios. En muchas ocasiones, por órdenes judiciales que con la demora de los despachos judiciales en finiquitar los procesos que se adelantan y que junto con la negligencia de sus dueños de estos automotores, se abstienen en retirarlos por las altas deudas acumuladas, por parqueo y sanciones pecuniarias que deben cancelar a dichas entidades.

En el caso de Neiva, la problemática es mayúscula. Los patios corresponden a parqueaderos arrendados, que están generando altos costos para las finanzas públicas municipales. Allí permanecen al sol y al agua generando un permanente deterioro de los vehículos que se encuentran inmovilizados, aunque el municipio está haciendo ingentes esfuerzos para contrarrestar esta problemática que afecta las arcas del municipio y frena el desarrollo de muchas obras.

Consideramos que la Secretaría de Inmovilidad debe tomar decisiones gerenciales, corregir de tajo estas falencias que se presentan. Ante el desinterés de los ciudadanos por cancelar las multas y sacar los vehículos de los patios de tránsito, las autoridades pueden subastarlos, y así recuperar el dinero que adeudan los infractores. La Ley 1730 de 2014 dispone que, pasado un año, sin que el propietario haya pagado la multa que dio origen a la inmovilización del vehículo, las autoridades de tránsito deberán publicar en un periódico de amplia circulación nacional y en el territorito una lista de los vehículos inmovilizados. Siguiendo todos los protocolos establecidos en dicha norma, obligarán a sus dueños a cancelar las multas o en caso contrario deberán ser rematados o chatarrizados.

Pero hay que hacer algo. Igualmente, la administración municipal, deberá adquirir un lote para adecuarlo como patios y así evitar cuantiosas erogaciones del fisco. Con estas severas medidas, se reduce el impacto negativo que tienen los patios.