Categorías: Opinión

El Reino Unido está de luto

Por: Luis Alfonso Albarracín Palomino

El Reino Unido está de luto por el fallecimiento el viernes anterior, a los 99 años del Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, que marca el final de un capítulo no solo para la familia real británica, sino para la propia monarquía europea. El esposo de la Reina Isabel de Inglaterra pertenecía a ese mundo cosmopolita de realezas interrelacionadas que gobernó Europa desde antes de la Primera Guerra Mundial y que ha sido en gran parte barrido por el tiempo, la guerra o la revolución. Todos los líderes del mundo y figuras públicas de la realeza europea han lamentado la muerte de este ilustre personaje mundial, y que han coincido en la semblanza del difunto, porque durante su trasegar vital, fue considerado un héroe británico.

Sirvió a su país, en tiempos de paz y de guerra. Se convirtió en un digno ejemplo para las nuevas generaciones, de su país, que seguían sus causas, y no dejó de ser el bastón de aquella soberana que ha servido de inspiración en cientos de libros, decenas de películas, series de televisión, celebradas por la crítica y el público en general.

Producto de su estado de salud, los principales medios de comunicación a nivel mundial han difundido esta lamentable noticia. Se había retirado de la vida pública en el año 2017 a la edad de 96 años, aunque continuó asistiendo a eventos públicos ocasionales. Dio un paso atrás después de realizar 22.191 compromisos en solitario y dar 5.493 discursos. Una vez se describió a sí mismo como el descubridor de placas con más experiencia del mundo. En sus últimos años, el Duque de Edimburgo fue abandonando su enorme repertorio de cargos públicos. Tuvo más de 800 presidencias y patronatos, incluyendo el rectorado de las universidades de Cambridge, Salford, Gales y, en coherencia, Edimburgo.

Algunos portales, han narrado sus primeros lustros de su vida. Nació en Corfú, hijo del príncipe greco danés Andrés y de la princesa anglo-alemana Alicia de Battenberg; podría haber vivido como un oscuro príncipe europeo si su familia no se hubiera visto envuelta en la política revolucionaria de la época posterior a la Primera Guerra Mundial y desterrada de su patria. Felipe vivió resentido por el hecho de que sus parientes Romanov hubieran sido asesinados por los bolcheviques.

Estudió en Inglaterra, Alemania y finalmente en la escuela Gordonstoun, creada por el refugiado judío alemán Kurt Hahn. El príncipe Felipe siempre atribuyó al duro régimen de formación del carácter de Gordonstoun, por su enfoque pragmático y poco sentimental de la vida que le hacía parecer duro e insensible.

En la Segunda Guerra Mundial sirvió en la Royal Navy, pero fue después de la guerra cuando se proyectó hacia el papel real que definió su vida. Tras enamorarse de su pariente lejana, la princesa Isabel, se casó con ella en 1947, en la primera de una serie de bodas reales de alto nivel que marcarían la historia británica de la posguerra.

 

 

DHWeb

Compartir
Publicado por
DHWeb

Entradas recientes

Periodismo En Vivo, conduce Melquisedec Torres

Los titulares de hoy JUEVES en #PeriodismoEnVivo #DiarioDelHuila - Finalmente renunció la canciller Claudia Blum…

25 mins hace

¿Irracionalidad?

  Después de evaluar lo ocurrido como consecuencia del paro nacional, donde los colombianos han…

7 horas hace

¿Y ahora qué?

  15 días de paro, el pueblo perdió el miedo a la autoridad, una autoridad…

7 horas hace

Día internacional de la enfermería

El 12 de mayo de cada año se celebra el día de la enfermería en…

7 horas hace

Nueva jornada de movilización en Neiva

  Ayer en la capital opita se vivió una nueva jornada de movilizaciones, esta vez…

7 horas hace

Largas filas por desabastecimiento de combustible en el Huila

  Los bloqueos que se registran en las principales vías de Colombia como consecuencia del…

7 horas hace