El SARS-CoV-2 (el coronavirus causante de la enfermedad de covid-19) está mutando a velocidad menor que la influenza, explicó Soumya Swaminathan, científica jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en rueda de prensa este lunes.

«El SARS-CoV-2 está mutando a un ritmo más lento que el virus de la influenza, y hasta el momento, aunque hemos visto una serie de cambios y una serie de mutaciones, ninguna ha tenido un impacto significativo en la susceptibilidad del virus para cualquiera de las terapias, medicamentos actualmente usados, o en las vacunas en desarrollo, y se espera que ese siga siendo el caso», dijo Sawaminathan, aunque advirtió que por esa misma razón hay que seguir monitoreando lo que pasa con el virus.

«Es por eso que la secuenciación es importante, la investigación, y es por eso que tenemos estos grupos de expertos que están mirando lo que está pasando con la evolución del virus», añadió. En ese sentido, dijo la experta, se están estudiando a las personas que superaron el virus de forma natural, como aquellas que han sido vacunadas.

«Ese tipo de estudios en las semanas y los meses que vienen nos darán mucha información sobre cómo se portará este virus, especialmente cuando es puesto bajo presión, con más y más personas vacunadas. Esto es algo que los virus hacen naturalmente: escapar y sobrevivir. Mutan, de modo que pueden seguir propagándose», explicó.

Así las cosas, explicó Swaminathan, en este momento hay que concentrarse en controlar y disminuir la velocidad de transmisión del virus para, de esa forma, también evitar que haya más mutaciones: «Entre más virus tengamos en circulación, hay más posibilidades de mutación y más variantes de este tipo pueden llegar. Así que la conclusión es: mantengan baja la transmisión del virus, mantengan baja la circulación, no permitan que se salga de control y que propague a la población. Eso mantendrá abajo las mutaciones», concluyó.